Por Jilipollas. Andrew Wylie, Agente Literario.

Lo he comentado en faceborrico, pero merece la pena comentarlo aquí. Un agente literario de impronunciable apellido y nombre declara estas cosas sin el menor de los sonrojos: “los lectores pobres no tienen educación y, probablemente, van a comprar basura. Por eso no me importan”.

Primero: ese es el mundo al que quieren que lleguemos. Un lugar en el que la gente sin posibilidades económicas no tenga acceso a los libros.

Segundo: Equiparar pobreza con falta de educación es la ideología que mantienen aquellos que dividen el mundo entre quienes tienen dinero o no. Y es falso.  O sea, que por la misma regla de tres, el presidente del Banco de España debe leer a Horacio.

Tercero: “Los lectores pobres no tienen educación”, dice. Si son lectores, de entrada tienen la suficiente como para leer, que ya es mucha. “ Van a comprar basura”: permítame que le comente que la clase media burguesa, educadísima, refinadísima, monísima, arregladísima, es estadísticamente la que en España llena las colas para comprar los libros que le escribe el “negro” a Belén Esteban. Los “pobres” van a librerías de segunda mano, mucho más escogidas, selectas y de Literatura de verdad, o a las Bibliotecas Públicas. A la gente Bien le gusta mucho la basura. Sí. A los pobres nos basta con Vicente Aleixandre, edición de bolsillo.

Cuarto: Toda mi adolescencia le escupe a usted por jilipollas.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Por Jilipollas. Andrew Wylie, Agente Literario.

  1. JORGE LOZANO dijo:

    Uff que agusto me he quedado leyendo esto, que este personaje represente a escritores tan mediáticos me parece horrible, me entristece que el mundo editorial esté así

    Me gusta

  2. Quizá convendría tornarse un pelín aristotélico y preguntar (le) qué es basura… Como dice el refrán: A un borrico le hacían obispo y se quejaba… Digo esto porque lo mismo el concepto de basura no es el mismo para unos y otros. Quizá para el agente literario (¡?) Horacio forme parte de los contenedores de basura, aunque faltaría por saber de qué color. Aleixandre estaría en el orgánico, casi seguro.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.