El oficio de escritor no basta: Bernardo Atxaga, ” Días de Nevada”.

He estado leyendo el libro de Atxaga, Días de Nevada, publicado hace un mes y algo.

Y me quedan 90 páginas y no las voy a terminar.

Atxaga tiene mucho oficio de escritor, faltaría más. Quiero decir que no es un recién llegado, lleva años en esto, algún otro libro suyo a mí me gustó bastante, es muy conocido, y todos los etcéteras que imaginan ustedes.

Pero a mí me ha aburrido considerablemente su libro.

Vamos a ver; Atxaga cuenta su estancia en el estado de Nevada allá por el 2008 más o menos. Y lo cuenta usando el tono de diario, recuerdo, crónica de viaje, todo junto y bien revuelto. Y esto estaría muy bien si no fuera porque lo cuenta de modo que a mí me aburre una barbaridad. Me cansa enormemente que en sus viajes lo que se cuentan son los nombres de los sitios, de las carreteras, la reiteración en la monotonía, la excesiva importancia que  da a sucesos absolutamente locales, que, a él y su familia les pondrían los pelos de punta pero que para un lector común son irrelevantes porque primero, sucedieron hace casi seis años y segundo no tenemos ni puta idea de quién habla; dale vuelta a la peineta con un asesino en serie, dale vuelta a la noria con que pasan por no sé cuántas bases militares— y las nombra—, dale con el manubrio a que atraviesan la carretera número tal, para ir al pueblo de tal, que limita al oeste con cual.

Por diox santo, qué hartura. Para rematar la faena— faena de haberme gastado el dinero en un libro que no lo merece, digo— el mejor relato del texto ya lo había leído porque está recogido en un libro antología que sacó el BBK.

No se gasten el dinero: no lo vale, aunque tenga “oficio de escritor” y todos los etcéteras.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.