“El chico de la chaqueta roja” y yo.

Hace bastante que no publico nada en mi blog. Y lo siento; estos días están siendo de mucho jaleo.

Un jaleo alegre; quienes me leen habitualmente lo saben. Pero había que contarlo aquí y aprovecho un rato de pausa.

El día cuatro estuve firmando ejemplares de mi novela, El chico de la chaqueta roja, publicada por Baile del Sol, en la Feria del Libro. En la caseta 40, de mis amigos de la Librería Rafael Alberti.  Ahora entenderán el jaleo, el alboroto y todas esas cosas.

Mi libro ya empieza a caminar por ahí; ya va solito sin mi mirada detrás; ya es irrenunciable lo que dice. No hay vuelta atrás.

En mi blog me permitirán que diga cuánto me alegra verlo publicado. Y cuánto agradezco a mi Editorial el trabajo, el cuidado y el mimo- al menos en lo que a mí respecta- que han puesto en ello. Y aún más: que hayan creído en ese libro.

Porque, y no es una pedantería- yo cuando hago un truño lo sé, y más de uno he perpetrado-, he luchado cantidad por esta novela. Ha tenido una elaboración de dos años y medio, tres re-escrituras, dos finales alternativos, y así siguiendo. Y creo que el libro es cuando menos distinto a lo que se hace en novela. Que intenta plantear formas distintas al menos. Es un libro muy mío; es decir que no he hecho ningún caso a lo comercial, y sin embargo he respetado desde su primera frase a mis posibles lectores/as. Y me gustaría que ellos fueran tan cómplices con la novela como yo les veía al escribirla.

dinowebNaturalmente me queda eso que se llama la “fase de distribución”; naturalmente espero algunos silencios comprensibles y algunas respuestas previsibles. Pero salvo que se sea un Grande, los mediopensionistas como yo ya sabemos cómo luce el percal por esos mundos literarios.

El jueves, junto a otros compañeros, lo presentamos en El Dinosaurio. Una especie de puesta de largo de todas las novedades de la editorial. Será a las ocho. Si quieren venir están requeteinvitados.

Para acabar, sólo se me ocurre recordar las palabras de Kavafis porque reflejan muy bien lo que yo pienso sobre este “camino” que he emprendido:






“Ten siempre a Itaca en tu mente.

Llegar allí es tu destino.

Mas no apresures nunca el viaje.

Mejor que dure muchos años

y atracar, viejo ya, en la isla,

enriquecido de cuanto ganaste en el camino

sin aguardar a que Itaca te enriquezca.”

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a “El chico de la chaqueta roja” y yo.

  1. Pilar dijo:

    Es verdad: el destino es importante, pero hacer el camino, como tú lo has hecho, tiene mucho más valor. Un abrazo.

    Me gusta

  2. Ya estaba un pelín preocupado por este silencio. Sabía, como todos cuanto llegamos aquí, que el día cuatro firmabas, pero desconocía que estabas ya en tanta vorágine.
    Así que el jueves otro paso más el de la presentación. Pues nada a seguir esta lucha.
    Buena referencia cuando propones como ideal los sugerido por Kavafis. El camino, pero sin perder de vista el objetivo, eso siempre entre ceja y ceja.
    Mi más cordial enhorabuena. Ya sabes que el corazón está en ello.

    Me gusta

  3. catherine dijo:

    Ni en la Feria, ni en el Dinausoro, pero un dia que esté en Madrid lo compraré en libro de verdad este Chico de la chaqueta roja que me encantó en manuscrito..
    Enhorabuena, Alena.

    Me gusta

  4. Miguel Mora dijo:

    ¡ Enhorabuena, Alena !

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.