Verano y previsiones.

Lecturas lentas, morosas, sin prisa. Aún no preparadas para reseñar. Lectura de Jhumpa Lahiri. Me la recomendó Lola Larumbe, mi librera.  Lectura que- me dijo- me gustaría aunque es “una novela tradicional”, añadió.

Lo es, tradicional, digo. Pero cuenta bien, narra bien, se lee con gusto. Es de ese estilo de novela que un lector habituado a leer pero que no ande buscando novedades a la última va a disfrutar.

Y es bueno que sea así: también hace falta rescatar a la narrativa de una cierta impostura. Es decir; innovar sólo si se busca algo, si el hecho de innovar es la consecuencia de un trabajo previo de búsqueda de caminos. Si no es así, prefiero leer narrativa de calidad aunque sea sin novedades.

Lahiri relata bien. Y se agradece mucho.

Sábado lentísimo en el que entra el verano. 27 grados en Madrid. La sensación habitual de agobio, que durará tres meses de infierno. Me dice una amiga que no será para tanto. Hay que vivir en los Madriles en julio y agosto para saber el “para tanto”.

Algunas previas de otoño. Contactos y previsiones. Parece que el libro, mi libro, y yo con él,  saldrá a ver mundo. En Madrid también lo daré a conocer en otoño.

Ultimando la Revista. También habrá cambios en otoño. Cambios que- estos sí- están en simple fase previa. De momento con el número de junio, que saldrá el 26, cerramos temporada.

Sábado y sol en los tejados.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Del vivir habitual. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Verano y previsiones.

  1. Pues a disfrutar del infierno o a huir del asfalto. Están bien tantos proyectos, están muy bien.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.