“Cabotaje” de Marisol Torres. El relato en progreso.

Termino Cabotaje, de Marisol Torres. Editorial Baile del Sol. Es un excelente libro de relatos. Un mundo muy personal a través de relatos “en progreso”. Avanzan en la línea temporal de la infancia a la vejez. Es decir, una travesía. Y en ella, siempre la “carencia”. La falta de algo o la pérdida. A veces de la inocencia, otras de la pureza-ingenuidad o mundo ensoñado- de la mirada.

Un lenguaje muy directo, muy expresivo, muy visual, y a la vez la capacidad de eludir, de mostrar sin nombrar. Con registros muy curiosos en los que prevalece la sustantivación de mundos muy cercanos a la escritora: el campo, las plantas, la vegetación… a veces en enumeraciones que dan gran solidez a un ambiente determinado. Un acercamiento significativo al lenguaje marítimo incluso con tecnicismos propios de la gente del mar.

Un conocimiento por así decir, o más bien un retrato muy ajustado de las “formas del mal”, de lo subterráneo, de las letrinas del vivir, y, también a la vez, una necesidad de “extrañarse” de ese mundo, de ser otro. De salir de él.

El agua. Que a menudo es anonadamiento. Disolución final, olvido. El mar es  aquí el símbolo más evidente de irse a donde no existe el daño. Es decir, de la reconciliación con uno mismo.

Relatos sensuales, sexuales, sexuados. Como juego, danza, confrontación o esquinazo. Y en ellos lenguaje directo-por fin- que nombra, dice, expresa y connota. Digo “por fin” porque nombrar cuando hablamos de sexo y nombrar bien no está al alcance de cualquiera.

Relatos también de una enorme ternura: “la enfermedad del lado izquierdo… y del derecho”, “un tren de sueños”, un relato genial con dos acciones paralelas interrelacionadas de una enorme belleza, “noray”, o “rosquillas para el olvido” que cierra significativamente el volumen.

Curioso también que algunos relatos retoman, muy brevemente, personajes de otro anterior, y la cómplice referencia en uno de ellos al libro anterior de la autora, los años del coma: guiños al lector, sí, pero, además dando una idea que me parece muy interesante: la progresión en el libro a través de la suma de relatos no sólo de la línea temporal sino del propio libro, con lo que se ven todos ellos como un bloque conjunto, como un libro en progreso como antes decía.

Creo que es un libro para disfrutar.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Cabotaje” de Marisol Torres. El relato en progreso.

  1. Una vieja idea que indagué y no descarto volver a emplear, la de usar a personajes de un relato en otro, como una especie de armazón interna del libro que le da cierta unidad.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.