“El viento en las hojas”: González Sainz y lo perdurable.

Por fin termino El viento en las hojas, de J. A. González Sainz. En Anagrama. Es un libro de cuentos muy interesante en estructura: cada relato hace progresar al anterior, de modo que, desde la infancia hasta la muerte, y, rodeados todos del susurro de las hojas como metáfora de perdurabilidad, vemos a distintos sujetos, que podrían ser el mismo, pasar por estados distintos.

No diría situaciones; porque estos relatos no plantean “qué sucede”— a menudo no sucede nada, o lo que sucede es nimio— sino estados del ser. Estados reales, conste: el miedo, el deseo, la vejez, etc.

El autor además lleva la estructura del relato a una coherencia narrativa de divagación, pregunta, inquerencia, acerca de lo que está viviendo el personaje, deteniéndose en el análisis, la pregunta, el rodeo, la ambigüedad… en la inquietud que en el fondo produce vivir, decidir, actuar o elegir.

Creo que son unos magníficos relatos que además poseen una belleza lírica poco habitual, destacaría el titulado “ la línea de la nuca ( la curvatura de la espalda)” en este sentido : con párrafos enteros que transmiten una estética de lo narrativo en absoluto impostada, y que marcan, a mi modo de ver, una forma distinta de contar, en la línea de otros narradores en la mente de todos.

Un libro para leer despacio, saborear y, por supuesto como los grandes textos, releer.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “El viento en las hojas”: González Sainz y lo perdurable.

  1. Para disfrutarlo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.