“El Jilguero”, de Donna Tartt. Narrativa del siglo XIX.

Llevo desde el día ocho de agosto leyendo El Jilguero, de Donna Tartt. Lo he terminado hoy. Lo he leído en ebook, más que nada porque me salía mucho más barato y no sabía si me interesaría tenerlo en papel. Con libros de tal extensión de gente que no conozco, he decidido no arriesgar.

Hay muchas reseñas de este libro. Buenas y negativas. Yo, a lo largo de su lectura he pasado por distintos estados por así decirlo.  Tampoco he querido apuntar mucho hasta leerlo completo. Una obra tan larga hay que comentarla al final.

Vamos a ver. El Jilguero es una novela tradicional que cuenta la vida de un personaje que se convierte en estafador de arte- y muchas más cosas- a raíz de un hecho trágico: la muerte de su madre en un atentado en un museo y la petición de alguien de que se lleve del museo ese cuadro.

Tiene todos los ingredientes de una novela del siglo XIX: intriga, aventura, amor, retrato psicológico de los personajes y evolución de los caracteres a lo largo del tiempo, picaresca y al final como no puede ser menos en una novela al estilo clásico una reflexión moral de más de cincuenta páginas. Todo ello encuadrado en capítulos también al modo tradicional, incluso con título en cada uno.

El libro gustará-de hecho está gustando mucho- a quien busque una “Novela” “como dios manda”. Es decir, con planteamiento, nudo, desenlace y reflexión y coda. Es –en general- un libro que podemos llamar “ameno”, que para quien quiera leer todo esto que vengo diciendo, le va a atrapar desde el principio, la trama –en general, porque al final se disparata-, llama a seguir leyendo. Y se ve una documentación bastante digna sobre el mundo del arte.

Ahora bien; el libro no plantea nada nuevo. Ni en contenido- la Belleza como salvadora de la ética del ser humano- ni en forma- absolutamente lineal-, ni en lenguaje, que, aunque por momentos adquiere ciertas dosis de poesía, no termina de despegar de una cierta moralina con visos de justificación encubierta por parte del protagonista.

Personalmente a mí me ha entretenido. Hasta el punto de terminarla. Ahora bien, no es una gran novela. O a mí no me lo parece. Es una novela muy entretenida, pero le sobra moralina y le falta grandeza.

Conclusión; bien están los diez y pico euros del ebook. En papel, ni de broma.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en E-book que leo., Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “El Jilguero”, de Donna Tartt. Narrativa del siglo XIX.

  1. Ya las primeras críticas que leí (no sé si a finales del invierno o algo así) intuí algunas cosas como las que cuentas.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.