Eduardo Halfon. ” Monasterio”.

Lo mejor que tiene Monasterio, de Eduardo Halfon, es que es cortita.

La novela, publicada por Libros del Asteroide, y que yo he leído en e-book, cuenta un viaje que hacen dos hermanos, el del autor y él mismo, a Israel porque se les casa una hermana con un judío ultraortodoxo.

La cosa va de eso. En teoría Halfon nos habla de Israel, del fanatismo religioso y de sus dudas sobre su propia situación en el mundo respecto a los judíos.

Lo curioso es que se pone a describir esta realidad y le sirve simplemente para explicar desde su altura moral cómo él está por encima de todas esas cosas, cómo es mucho más civilizado, cómo puede arrugar la nariz desde su ateísmo progresista, que, se da cuenta, claro, de los estúpidos que son todos los demás. Salvo él.

Su estilo es sencillo, directo, cargado de repeticiones, que no sé si son aposta o son falta de recursos, porque otros recursos estilísticos no le he podido constatar.

Para arreglarlo más, el pretendido asunto de la novela se convierte en mero pretexto y nos quedamos sin saber qué carajo pasó con la boda.

Cuenta varias anécdotas de recuerdos familiares con el tema judío por medio, y al final parece venirnos a decir que más vale mentir que que le maten a uno.

Quiero decir con todo esto y dejándome ya de ironías que Halfon banaliza, cuenta de forma maniquea, reduce lo que ve a el mundo de los otros que desprecia y el suyo que, naturalmente es más inteligente, más listo, más intelectual y más de todo. Y todo eso con una narración en la que el asunto está traído por los pelos, la explicación del titulo es otra cogida con pinzas y el lenguaje no tiene nada que envidiar a una redacción de colegio de primaria.

Lo mejor: que se acaba pronto.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en E-book que leo., Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Eduardo Halfon. ” Monasterio”.

  1. Muchas veces he pensado, y lo mismo no tengo razón, pero lo pienso, que banalizar sobre determinados asuntos ayuda más de lo que parece a que luego pase lo que pasa. Y esa superioridad moral con la que nos despachamos respecto de otras culturas, también ayuda lo suyo a conseguir amigos por todas partes.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.