Javier Sáez de Ibarra: “Bulevar”: la importancia de lo mínimo.

Llevo todo el día pensando cómo contarles que Bulevar de  Javier Sáez de Ibarra, publicado por Páginas de Espuma y reciente  Premio Setenil me parece un excelente libro de relatos…

Vaya a ser que por hablar bien de un libro ahora alguien me llame pelota. Lo digo porque cuando escribo en negativo lo que recibo es el típico “no se ha leído el libro”, aderezado con el “no sabe hacer crítica, dice sólo lo  que ella quisiera leer”.

Ahora que voy a escribir bien, supongo que sin embargo seré “justísima”.

Cosas veredes: pero ya les voy avisando: seguiré igualito que hasta ahora. Si no les gusta, no vengan.

Les decía que Sáez de Ibarra ha escrito un conjunto de relatos que a mí me parece excelente. Todos ellos tienen algo en común: en todos ellos hay una decisión a tomar-y añado que generalmente la decisión es la omisión-. En todos ellos se crea una tensión narrativa que va  creciendo a través de las acciones de los personajes, a quienes de algún modo vemos encaminarse a un destino incierto, a veces ominoso: no porque resulte siniestro, pero sí mutilador. En todos ellos los personajes, los hechos, “lo que sucede” se desenvuelven en una atmósfera opresiva, como un jardín cerrado.

No es el lenguaje sino los leves signos de él los que marcan esta atmósfera, apenas un sustantivo, un adjetivo, que desenfoca la normalidad de la acción para focalizarla sobre el verdadero destinatario: el miedo, la inseguridad, el desamor, la falta de perspectivas. Se diría que en estos cuentos se nos refleja un mundo en el que por detalles nimios puede cambiar el destino de las personas.

Sáez de Ibarra demuestra conocer bien lo que sucede en el “bulevar” de las acciones humanas; su entramado, sus mínimas e imperceptibles fases de alteración, los leves cambios que dan lugar a nuevas historias. A mí me ha interesado muy especialmente cómo a través de la insinuación, del silencio que elude y significa marca el signo del relato. Creo que estamos ante un excelente libro, de lenguaje sobrio, sin la menor intención ornamental, con una justeza expresiva casi minimalista y que por todo ello muestra caminos nuevos en nuestra narrativa.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Javier Sáez de Ibarra: “Bulevar”: la importancia de lo mínimo.

  1. A veces se tiende a confundir sinceridad con acierto. Eres honesta, pues siempre dices lo que piensas. ¿Eso quiere decir que siempre tengas razón? Supongo que como todo lo relacionado con el arte (también la literatura), se trata de algo más bien subjetivo.
    La tarea del crítico (en este caso crítica) literario es complicada y necesaria. El lector agradece los andariveles que soléis ofrecernos, pero no siempre se está de acuerdo, o se está de acuerdo en todo.
    Hacer público un texto propio supone, siempre, la posibilidad de que sea juzgado en público, y ese juicio puede ser a favor, en contra o medio pensionista. Si un autor aún no ha entendido esto, es mejor que no publique.

    Me gusta

  2. alenar dijo:

    A eso voy. Yo puedo ofrecer una opinión y quien me lee no estar de acuerdo: puedo ofrecer mi razonamiento de por qué un libro me parece o no de calidad y quien me lee no compartir esa opinión por distintas razones. Pero lo que no es de recibo- aunque parece empezar a ser norma- es que la crítica positiva se interprete como “justísima” y la negativa como ” no tienes ni idea, no te has leído el libro”. ¿ Que me trae al pairo?…pues sí: entre otras cosas porque cuando opino razono sobre el libro y doy una opinión justificada. Pero creo que opinar sobre quien critica en función de cómo me valore o -lo que es bastante más patético- en función de cómo valore a “mi amiguito/a del alma” es cuando menos una muestra de ignorancia.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.