Miguel Ángel Hernández. La ética en el arte. ” Intento de Escapada”

Este libro  Intento de escapada de Miguel Ángel Hernández editado por Anagrama, me ha sorprendido. A ver si me sé explicar yo ahora.

Es una novela que en realidad es una reflexión sobre la ética o falta de ética en el arte moderno. Plantea una historia en la que un joven historiador de arte, consigue un trabajo peculiar: ayudar a un artista- Jacobo Montes- en sus creaciones, mejor dicho ayudarle en sus investigaciones para crear una instalación artística.

A partir de ahí se suceden los hechos propios de la novela; el artista parte de una idea muy actual en arte: crear a partir de lo no visible para hacerlo presencial. Y esto que en sí mismo es un deseo legítimo se convierte en el libro en algo completamente siniestro porque desencadena el maltrato a los objetos artísticos  por así llamarlos, que, en este caso, son seres humanos.

Naturalmente eso le da pie al autor para elaborar toda una teoría confrontando arte y ética y sus derivaciones, y un juego meta artístico cuando el propio lector llevado por los hechos de la trama se confronta a sí mismo sobre esto.

Miguel Ángel Hernández me parece que toma como referente sin nombrarlo a artistas como Guillermo Vargas Habacuc, aunque él menciona a Santiago Sierra como “modelo” por así decir. El primero, recordarán mis lectores, dejó morir a un perro de hambre pretendiendo que era una “ instalación artística”.

El libro más que un alegato es una reflexión. Sobre todo una reflexión de hasta dónde está legitimado en sus medios el arte para llegar a sus fines- la obra artística-.  Y en este sentido es muy interesante; el protagonista de la novela toma partido, sí, por la ética, pero sabiendo a su pesar que forma parte de un sistema en el que –sin necesidad de llegar tan lejos- se legitiman falsedades, mentiras y otros bochornos porque –en su caso- no se sabe cómo salirse de “la rueda”.

La novela es muy inteligente; está escrita con una graduación entre el discurso artístico y la trama de modo que el lector se ve inmerso en medio de las reflexiones y “lo que ocurre” y termina participando de la zozobra final del protagonista. Y preguntándose con él las mismas cosas.

A mí me parece un libro necesario. Me lo parece porque advierto en el autor una crítica muy evidente a ciertos comportamientos artísticos tramposos. Una crítica al todo vale. Una crítica a falsos artistas y a su doble moral. Me parece advertir que el autor deslegitima con este libro la idea de que la ética no debe pertenecer al mundo artístico. Y me parece bien que lo diga. Pero esto último es subjetivo. En todo caso sería un tema para debatir  ya que Miguel Ángel Hernández ha abierto la “caja de los truenos”.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Arte, Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Miguel Ángel Hernández. La ética en el arte. ” Intento de Escapada”

  1. Miguel Mora dijo:

    Probablemente lo más prudente por mi parte sería leer antes el libro “Intento de escapada” y opinar después. Pero al leer la crítica se me ha venido a la cabeza, como referencia reciente, la magnífica exposición “ Attaquer le soleil” sobre el Marqués de Sade que está teniendo lugar en el Museo de Orsay. Sobre ella han hablado recientemente Vargas Llosa y Victoria Combalía en “ El País”. Me remito a ellos porque sería una temeridad por mi parte pretender añadir muchas cosas más. Pero yo salí de la exposición feliz y confuso. Feliz por haber descubierto cosas nuevas sobre las que pensar, confuso por las reflexiones a las que te ves obligado si no eres una seta. O un integrista. ¿ Se puede estar contento después de que te hayan metido el cerebro en una batidora ? se ve que sí, al menos en mi caso, pobre ignorante que pensaba que Sade era fundamentalmente un depravado. Era, como dice Combalía, un filósofo, un moralista y un revolucionario.
    La exposición ( muy extensa y densa, tanto que merece un viaje rápido a París sólo para verla, está hasta enero ) recoge obras de infinidad de artistas de todas las épocas : Gèricault, Picasso, Goya, Bacon… y en todos los géneros: pintura, escultura, grabados, dibujos, trozos de películas etc. Acompañadas de paneles con pensamientos de Sade, Balzac, Baudelaire.

    No me resisto a dejar de transmitir algunos, quizás ni siquiera los más inquietantes.

    – Un hombre no puede casarse sin haber estudiado la anatomía y disecado una mujer al menos. ( Balzac, “Physiologie du mariage “)

    – Hay en el acto de amor un gran parecido con la tortura o con la operación quirúrgica. ( Baudelaire, “Fusées XI, `ecrits posthumes “).

    – La idea de dios, lo confieso, es la única equivocación que no puedo perdonar al hombre. ( D. A. S de Sade, “Histoire de Juliette “ )

    Y, claro, el arte está tremendamente emparentado ( me atrevo a decir que “ el mejor arte “ ) con la provocación, con la transgresión. De siempre se ha representado el horror, la crueldad.

    ¿ La ética ? estamos en tiempo terribles en los que se cansa uno de oír hablar de moral, de ética, de valores. Perdonen mi simplismo : los valores universales ( que debemos respetar todos ) son el cumplimiento de los derechos humanos. Lo demás es zarandaja, oropel, filosofía , si me permiten, barata.

    Creo que no está justificado matar a un perro ( mucho menos a las personas, por supuesto ) para hacer arte. No conozco a Guillermo Vargas. Sí he visto alguna exposición de Santiago Sierra que me gusta bastante.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.