“Galveston”. Demasiadas tragaderas.

Galveston de Pizzolato , cuenta la historia de un tipo que se va cargando a gente a su paso porque es un matón a sueldo.

Dicho así suena simple. Pero es que es eso. Al tipo el mismo día que le diagnostican un cáncer le hacen una emboscada de la que sale a tiro limpio y con dos tontas bajo el sobaco. Una chica destinada a ser “el amor de su vida y olé” y una niña pequeña destinada veinte años después a enterarse de la “Verdad”.

Por el camino, persecuciones, mafia, droga, vidas oscuras, muchísimo alcohol, alguna reflexión en plan profundo y olé y el final mirando a un huracán acercarse a Galveston  mientras la jovencita que debía saber “la verdad y olé” se marcha acompañada del rumor de las olas.

Vale.

Estilo trepidante y olé. Flashback, apelaciones implícitas a que él en el fondo es un “tierno”- eso sí se carga por en medio a más de ocho personajes tan tiernos como él-.

Es una novela muy entretenida para quien esté dispuesto a tener amplísimas tragaderas. Tanto literarias como humanas.

Y yo ya estoy mayor para esas cosas. A mí me parece “literatura” de usar y tirar.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Galveston”. Demasiadas tragaderas.

  1. También de estas cosas se toma nota… Y se agradece

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.