Luis Arribas Sandonis. “Periferia Negra”. Relatos al margen.

Luis Arribas Sandonis presenta en Periferia negra un buen conjunto de relatos con el denominador común de ser relatos al margen.

Es decir, relatos de gentes marginales o situaciones marginales.

Son dos tipos de relatos en mi criterio; los que dentro de una por decirlo así tradición realista nos cuentan las vidas de seres destinados a la exclusión y aquellos, no más de tres, que pretenden contarnos una sociedad futura o actual con tintes de ciencia ficción.

De los dos estilos, a mí me parece muchísimo más logrado el primero.

En este, Luis Arribas despliega en un estilo conciso y un lenguaje minimalista los arrabales, las periferias existenciales de personas atrapadas en un ambiente hostil. A veces simplemente hostil por cotidianamente siniestro, por ejemplo en el relato “ el cuarto parece normal”, de conseguida atmósfera; opresiva y agobiante , apenas adjetivos y un eco de novela faulkneriana en el buen sentido de la palabra; o en “Luis desoía los silencios”, en el que con pocos trazos se nos describe la desmemoria de una vida resignada a la mediocridad; también en “un reinado a tiempo parcial” se parte de una situación en el fondo vulgar para desarrollar toda una historia lindante con el absurdo pero coherente.

En estos relatos que menciono el autor es donde mejor se nos muestra: expresión breve, pocos adornos, presentación muy visual de una situación  opresiva y un desenlace que no siempre es el esperado.

Los relatos de corte fantástico, por así llamarlos, manteniendo el ambiente citado, la atmósfera, pierden en mi criterio narratividad; me refiero a que resultan confusos en su entramado. Tengo la sensación de que en algunos el autor ha abusado de un maniqueísmo situacional, sin llegar a la parodia, como quizá deseaba. Es el caso de “Corpus Christi”, que, planteando una situación original y un tema interesante, a mi entender resulta inconexo en sus distintas secciones; no encuentro un hilo conductor claro al relato y me pierdo en un mero denunciar el poder de la Iglesia. Me sucede igual con “Junio, un mes eterno”, que planteando el tema de la manipulación y comercialización del arte se me queda en un relato excesivamente simplista.  La contraposición que hace el autor entre deporte y Arte me resulta tópica literariamente hablando.

A mi entender Luis Arribas ha escrito un buen conjunto de relatos. Es un autor de registros evidentes; minimalismo, sobriedad expresiva, exposición argumental original, de temática variada. Y arriesga tanto en el lenguaje como en la forma y los contenidos. Y creo que ese es su verdadero acierto narrativo; quizá lo que sucede, se me ocurre, es que ha mezclado dos estilos de relatos y en eso no ha estado tan acertado: elegir dos caminos a la vez a veces nos hace quedarnos en el cruce.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.