Diario de un señor de San Sebastián.

Cuando voy de librerías mis amigos libreros me suelen recomendar libros. A veces hago caso a la recomendación y otras no, como es natural. Esta vez me llevé el último tomito de los diarios de Iñaki Uriarte, un arquitecto de San Sebastián, residente en Bilbao.  El primer tomo de esos diarios creo que consiguió un premio, o algo así. Pero esta vez me equivoqué en la elección.

Bueno. He leído el diario con atención, subrayando algunas cosas.

Vamos a ver, el diario está muy bien escrito, tiene calidad literaria, pero sinceramente ¿ qué aporta de nuevo a la literatura?…

Es decir, yo, que no sé nada de Uriarte, que es mi primer acercamiento, leo a un señor de Bilbao que escribe sobre lecturas, algunos viajes que hace, un estilo de vida muy acomodado, sin problemas económicos, que reflexiona sobre que no le gustan las librerías, que ha dejado de ir a ellas por “culpa de las interminables sugerencias del librero”, a quien “los libros de viejo le “dan un poco de asco”, a quien no le “importa  tirar libros a la basura”, que cuando le falta la “asistenta” es cuando se siente culpable de “no ayudar a su mujer “ en casa, y que presume de lo inteligentísimos que eran los que, como él, estudiaron en no sé qué universidad.

Pues muy bien. Oiga. Yo lo que saco en conclusión es que no me interesa nada. Que su libro está muy bien escrito, y que en su círculo de amigos se leerá con mucho gusto, pero que a mí me da bastante asquito el personaje. Es efectivamente sólo eso: las cositas del diario de un señor de San Sebastián, residente en Bilbao,   que no tiene mejor cosa que hacer que aburrirse. No aporta nada nuevo a la literatura: diarios se han escrito millares, reflexiones, ni les cuento, y supongo yo, que con más aprovechamiento para sus lectores. No pasa de ser un libro localista, para un reducido grupo de leales que le aplaudan como escritor .

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Diario de un señor de San Sebastián.

  1. Este autor y sus libros eran perfectos desconocidos para este ignorante. En tres días dos artículos bien distintos y opuestos… Qué difícil es esto de escribir y de opinar. De todas formas me quedo con la opinión de quien conozco.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.