Jonathan Coe ” Expo 58″, el arte de distraer.

Llevaba un par de días leyendo a Jonathan Coe, su libro Expo 58, cuando se me cruzaron por medio un par de libros y lo dejé. Al volver, me pasó  que el tono del comienzo que me había divertido muchísimo, me empezó a “cargar”. Tuve mis dudas en terminar el libro entonces. Pero no es culpa del libro: fue culpa de los otros libros que yo andaba leyendo, de un tono y temática completamente disímiles.

Ayer aún estaba casi decidida a dejarlo. Y a la vez…

A la vez es cierto que no es un libro del que yo tuviera una opinión negativa. Total que, en vista del barullo mental que tengo últimamente-por cosas de mi propia escritura- y de que iba a dormir peor que regular decidí terminarlo y ver qué pasaba.

Hice bien. Ya les adelanto.

Expo 58 es una novelita de espías. Digo “novelita” porque es intrascendente, banal, ligera, con un argumento de intriga como corresponde a las novelas de espías, con una trama en la que el tema amoroso y el flirteo forman parte importante del relato, con un final que me callo pero que a mí me parece un poco apresurado y demasiado  tipo “ y esto fue lo que pasó después”, pero que se sostiene.

Es decir, para entendernos; es una novela que divertirá, entretendrá, hace pasar un rato agradable, pero no aspira- no debería aspirar- a más. Es una novelita escrita con ironía, buen humor, algún intento de lirismo- que no le sale al autor- y algunas escenas propias del camarote de los hermanos Marx que hacen sonreír. A la carcajada no se llega.

Sencilla, clásica, con un recurso por ejemplo que hace años que no leo y que es propio del siglo XIX en un par de capítulos, como es recurrir a las “cartas” que se escriben los dos personajes centrales del libro, y que le sirven para avanzar narrativamente sin tener que “explicarlo”, podría definirla como “ una distracción para las vacaciones”.

También es cierto que, leyendo otros libros que se anuncian como el último grito de la sabiduría literaria y aburren a las ovejas, éste al menos divierte. Que no es poco.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Jonathan Coe ” Expo 58″, el arte de distraer.

  1. Por suerte no hubo atropello, y el peatón esquivó a los vehículos que se cruzaron en su camino

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.