A diario. Una estampa nostálgica de Hessel.  

 

Ando leyendo paseos por Berlín de Franz Hessel, del que ya hablaré largo, pero quería comentar una frase que parece más bien un ejercicio de nostalgia.

Habla de cartas que ve en una casa antigua, propiedad de una dama anciana de la alta burguesía (años 1920), y se refiere a los sellos de esas cartas, del “colibrí de Guatemala” y de otros.

Una se queda pensando cuánto hace que los sellos solo los recibimos con las facturas. Ya no escribimos; a mano, me refiero, cartas que viajen despacio…y me temo que los colibríes están mudos.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en A diario. Guarda el enlace permanente.