Sobre la Poesía y los Poetas.

Hace varios días leí un muy interesante artículo, de David González acerca de la poesía; en él se venía en parte a catalogar o más bien a sistematizar el panorama poético actual en España. Se daban si no recuerdo mal, varias tendencias literarias, la poesía de la experiencia, la poética del silencio, poesía de la conciencia crítica y lo que llamaba el autor del artículo la poesía “académica”.

En esas definiciones entraban autores/as de muy diferente pelaje, permítaseme la expresión que no es peyorativa; lo que quiero decir es que entraban poetas muy diversos en modos, actitudes y manifestaciones literarias.

Leyendo los nombres, y como ya sabemos que opinar es libre, yo me preguntaba para empezar a qué llama el autor del artículo-que por lo demás me pareció muy interesante y sugerente- “poesía”.

Porque yo creo que se debería empezar por ahí.

Una cosa es categorizar sobre temáticas y contenidos que están vigentes entre los que escriben o dicen escribir poesía, y otra cosa en mi criterio muy distinta es que muchos de estos textos sean poemas.

Que en mi criterio no lo son. Y me explico. Una lleva años leyendo prosa en vertical. A veces magnífica prosa en vertical, conste; pero no poemas. A veces en ningún caso Poemas.

Es cierto, y es bueno que sea así, que hoy caminamos hacia la transversalidad de géneros. Pero a mi modo de ver también es cierto que la transversalidad muchas veces se toma bajo pretexto para no tener el menor rigor a la hora de escribir en un género u otro. Naturalmente no estoy hablando de eso que cualquiera con mala fe podría –de no aclararlo yo- acusarme ahora: “la rima es un anacronismo”. Claro que puede serlo; sobre todo cuando no es ni rima, sino ripio. Vicente Aleixandre no rimó en su vida, utilizó el verso libre y fue un excelso Poeta. Probablemente el mejor poeta español del siglo XX.  Pero sucede que Vicente Aleixandre y su verso libre, o su verso blanco, que de los dos usó, que también escribió poemas “sociales” por cierto, frecuentaba los tres usos fundamentales para poder llamar a algo Poema: la eufonía, el ritmo, y la cadencia.

Tres cosas que, en mi criterio, le faltan en el 90 por ciento de los casos a quienes llaman hoy poetas.

Puede sentar bastante mal si recuerdo que la poesía se asienta en la musicalidad del verso. Y éste se asienta en el ritmo, y para que exista ritmo en un poema tiene inexcusablemente que existir una cadencia. Que se logra naturalmente de muy diferentes maneras, usando muy diferentes estructuras, y conociendo y sabiendo usar muy diferentes recursos: fonológicos ( sonidos), sintácticos ( por ejemplo repetición de estructuras sintácticas), morfológicos ( referidos a la innumerable forma de colocar, eludir, poner, contraponer etc nombres o sustantivos, adjetivos, verbos, adverbios, y así siguiendo), y semánticos ( referidos al significado y sus posibilidades casi infinitas de variaciones, ampliaciones etc).

Y, en mi criterio personal, esto ni se conoce, ni se usa por una gran parte de poetas actuales. Y también en mi criterio personal en una buena parte de ellos hay como un sentido orgullosísimo de la ignorancia de esto; es decir, el pretexto: “eso ya no se lleva”, para no ser modestos y decir la verdad: “yo, de eso, no sé”.

Claro que hay Poetas. Y magníficos, hoy en día, en España. Pero sería muy deseable que primero delimitáramos qué es lo que entendemos por poesía.

 Aquí, el articulo al que me refiero.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sobre la Poesía y los Poetas.

  1. Está bien (muy bien incluso) intentar clasificar los diferentes tipos de poesía que se escriben, sobre todo para quienes deseen o necesiten encorsetar su paladar o gusten de jugar a memorizar listas… Salvo que con el afán de la clasificación, en el fondo, lo que se esté fomentando sea la exclusión de determinados poetas, simplemente por pertenecer a tal o cual ‘familia’, que es a lo que suena. Por no decir que parte de la clasificación expuesta en el artículo es discutible, por cuanto -a lo mejor- la verdadera diferencia no está en el tema objeto del poema o el modo en que éste se aborda, sino, más bien, en el sello donde se ha publicado.

    Por otra parte, y coincido con lo que dices, lo importante es la poesía, que la poesía sea buena, más allá de ser de tal o cual estilo o tema. Y acaso lo que planteas es más importante (infinitamente más) de lo que parece.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.