Las cartas entre Max Aub y Vicente Aleixandre.

En un día en el que lo que llamó la atención de todos fue la política, ¡ felicidades, Manuela Carmena, Ada Colau!-, parece ir a contra corriente acabarlo con una reseña literaria.

Ya saben, yo siempre a contrapelo…

Ayer terminé la correspondencia entre Vicente Aleixandre y Max Aub.

De Aleixandre casi no voy a decir nada; es de sobra conocida mi admiración por para mí el mejor Poeta del Siglo XX en España, de Max Aub he de decir que es ahora cuando me estoy acercando a él.

Me han interesado mucho estas cartas porque reflejan una relación de amistad y respeto que con el tiempo se convirtió en cariño muy sincero, a pesar de las diferencias de planteamiento de cada uno en el tema literario y también ideológico; Aleixandre, que no marchó de España y que creó una poesía simbolista y llena de esteticismo, se fue acercando a un humanismo lírico lleno de referencias antropológicas, y Aub, a lo que parece, porque estoy en cosa de leerle, fue a su vez llegando a un intimismo mayor desde un inicio social.

Las cartas comparten visión de España, lecturas y comentarios sobre los escritos del confidente, decepciones y proyectos comunes, como una revista aunando a poetas del exilio con los que quedaron en nuestro país: la España de la tercera vía, en fin; esa que siempre quiso dialogar. Esa que primaba la cultura a la ideología. Son interesantes por eso, porque iluminan un estado de pensamiento que, en otras como las de Salinas con Guillén, no se contempla. En este epistolario lo que se ve desde el comienzo es un deseo de sumar, de superar la distancia a través de la literatura.

Seguiré leyendo a Aub. Acabo de iniciar –aunque alternaré con otros libros- su diario. Ya les contaré.

*Quisiera añadir, ya de pasada, que sería deseable que la Editorial Renacimiento repasara la edición: hay alguna errata que, si bien no es grave, perturba un poco la lectura*.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las cartas entre Max Aub y Vicente Aleixandre.

  1. ¿Estás segura de que esta reseña va a contrapelo de lo que a la mayoría nos ha ocupado el final del domingo…? Te transcribo:
    “Las cartas comparten visión de España, lecturas y comentarios sobre los escritos del confidente, decepciones y proyectos comunes, como una revista aunando a poetas del exilio con los que quedaron en nuestro país: la España de la tercera vía, en fin; esa que siempre quiso dialogar. Esa que primaba la cultura a la ideología…”

    Y es tan interesante y tan necesario, sobre todo en una jornada postelectoral como ésta

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.