Coherencia Narrativa.

 

Ayer en estas cosas raras que me pasan a mí, alguien a quien tengo mucho afecto me preguntaba qué me parecía a mí necesario para escribir una novela que sea digna.

A mí cuando me preguntan estas cosas me entra tiritona.

Porque es que no lo sé ni yo. Quiero decir; a la hora de hacer una crítica de una novela o de un conjunto de relatos, sí sé lo que les pido digamos como mínimos, pero a la hora de escribir yo, tengo más dudas que un crío  entre el polo de limón o el de chocolate.

Le dije la verdad, que consejos vendo que para mí no tengo y que escuchara a los personajes de su historia sin forzarlos. Que les dejara ser ellos mismos.

Pero luego me puse a leer, y me encontré pensando de un libro que estaba muy bien porque tiene “coherencia literaria”. Y me quedé un poco rara. O sea, que quizá sea eso, cuestión de coherencia narrativa. De no forzar y sobre todo de no ser inconsecuente con lo narrado. Pongamos que hablo de un personaje que es un agricultor de cualquier pueblo de España; y que le hago hablar; no creo que largue un discurso sobre Aristóteles. Y no me malentiendan los que vienen a mal entender. Pongamos que tengo un personaje apocado, tristón, indeciso, que nunca se atreve a nada, y le hago entonces que se meta en una pelea de bar con navajas…no es su carácter narrativo, entonces, ¿ a qué viene esa acción?…otra cosa es que sea una evolución de sus rasgos, pero entonces tendré que explicar cómo ha evolucionado el personaje.

La coherencia también me parece necesaria en la estructura. En la forma de contar. Habría que saber-y mira que me es difícil a mí- cómo se va a contar lo que se cuenta. Sobre todo por qué y para qué se cuenta así. En mi novela, aparece continuamente la palabra, “dice”, “piensa”, “escribe”. Poca gente ha interpretado correctamente que es aposta, que está escrito así para que el lector se pregunte continuamente quién dice, quién escribe y quién piensa. Quizá yo no supe ahí ofrecer más pistas al lector/a…

La cosa esta de la coherencia también intervendría en saber qué carajo queremos contar. Es distinto creo si queremos contar un mundo interior, o una situación de conflicto, o un desarrollo vivencial a través de los años, o un juego literario, o una novela dentro de otra. Lo que da la coherencia en cada caso es – creo yo- que las digresiones que pueden estar muy bien no tapen el principal discurso narrativo. Si quiero narrar una historia a través de la elipsis, no me debería dedicar a describir minuciosamente la habitación en la que está el personaje.

Algo así. Pero vaya usted a saber…

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo, Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Coherencia Narrativa.

  1. Estando de acuerdo con lo que dices, entiendo que se da por supuesto, y que forma parte de esa coherencia a la que te refieres, el respeto y buen uso del idioma, incluyendo (como bien apuntas) el uso adecuado de cada registro según quien hable.

    Me gusta

  2. alenar dijo:

    Naturalmente, Amando. Hablamos de libros con calidad literaria. No de bodrios. Seguiré hablando de alguna cosa relacionada con ello.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.