Miguelángel Flores: “De lo que quise sin querer”: La exquisitez narrativa.

De lo que quise sin querer, de Miguelángel Flores, editado por Talentura Libros,  es un magnífico libro de relatos.

Relatos breves que ahora se llamarían micros y que omito explicar por enésima vez por qué me parece una categoría falsa.

Estos relatos, que aparecen en tres secciones, Cosas de amar, cosas de morir, y, otras cosas sin querer, nos cuentan una manera de mirar. Una forma de ver. La forma de ver del autor en lo pequeño y en lo invisible, en lo soterrado y en lo insólito, en lo imaginado a veces, muchas, como metáfora y en lo real y desolador que tiene vivir.

Sucede la vida, la muerte, el miedo, el azar, la negligencia, la casualidad, la locura, el desamparo, la certeza, porque vivimos, imaginamos, nos soñamos otros, nos queremos distintos.

Y Miguelángel Flores nos lo cuenta.

La primera sección en torno al tema amoroso es una pequeña joya de la descripción del cómo sí y del cómo no amamos y nos aman, cuentos con un elaboradísimo lenguaje y a la vez absolutamente cercano, a pie de tierra, pero con una poesía y un lirismo que sobrecoge. La segunda es una de estas piezas narrativas que debería quedar como ejemplo del cómo contar la muerte: la nuestra y la de los otros. Posee una delicadeza y una ternura exquisita, una  estética del relato que afecta también a su ética; eso que ahora no se lleva. La tercera, en la que entran temas misceláneos, actuales, como la crisis, el tema de la homosexualidad- por ejemplo el explícito Dos rumbos, pero también el titulado El niño que fui–  o recogidos de tradición costumbrista- por ejemplo el magnífico Ojos de Muñeca– , se bifurca un poco más, y amplía el campo sobre el que el autor dirige su mirada. Siempre con el tono delicado, mesurado, lleno de sobriedad narrativa del que está impregnado este libro.

Libro lleno de ternura, de contención narrativa, en el que no hay adornos ni florilegios ni excesos verbales pero en el que a la vez late una enorme poesía. Esa justeza literaria que, unida a la forma de tratar los temas, da como resultado un excelente Narrador.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.