Ricardo Piglia para seguidores: “Los diarios de Emilio Renzi”.

Terminé ayer noche el primer volumen- se anuncian más- de los diarios de Ricardo Piglia, que publica con su heterónimo Renzi, bajo el título Los diarios de Emilio Renzi, años de formación.

Se inician en 1957 y terminan en 1963.  Nos presentan, no sólo las entradas del diario, sino algunos cuentos.

En ellos podemos leer la formación de alguien que quiere ser escritor, que vive en sucesivas pensiones y hoteles, que lee e interpreta textos filosóficos, que va a la universidad, que se enamora y desenamora sucesivamente, que se obsesiona con la técnica narrativa, que se interesa por la narrativa americana y argentina, que admira a Borges, que analiza a Joyce…etc.

Todo eso con un lenguaje natural y bastante repetitivo. Con temas que a veces rozan la obsesión. Y con entradas de capítulo- a cada cambio de época- con textos ficcionalizados, que son bastante mejorables narrativamente.

El libro no está mal, puede ser una aproximación válida para saber cómo empezó a escribir y lo que pensaba el autor de la técnica narrativa; los escritos de creación, las ficciones, que aporta, sin embargo a mí me parecen infumables. El cuento “ el nadador” por ejemplo, mal estructurado, repetitivo, y caótico en su final absurdo.

De estos diarios yo personalmente saco la idea de un escritor aprendiz, sin dinero, con deudas, enamoradizo, siempre al borde de la escapada- de familia, amigos, novias distintas, obligaciones- obsesivo, y en continua lucha consigo mismo.

Tiene el interés que le otorguen los lectores/as de Piglia. Quiero decir que, probablemente quienes le sigan , sigan también estas entregas, ahora bien, a mí que no he leído nada de él, pero que me interesan los diarios de escritores, no me motiva a buscar sus libros.

Ustedes mismos.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ricardo Piglia para seguidores: “Los diarios de Emilio Renzi”.

  1. Ay, los diarios de escritores… No sé, también me interesan, claro, quizá porque lleve uno, aunque ahora ande un poco alicorto; pero al final si uno vive no hay tiempo para escribir, y si escribe, poco tiene que contar, salvo que lo haga como sólo es dado hacerlo a un puñado de elegidos.
    A veces me pregunto si todos los diarios que llevamos quienes escribimos o aspiramos a ello, se hacen con la intención de ser publicados.
    Sobre Ricardo Piglia, en concreto, y para mi vergüenza, poco o nada que decir.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.