Amos Oz. “Judas” o la capacidad de aburrir.

Ayer dije en redes sobre este libro que no sabía si habría reseña; sé que tengo lectores/as en este blog que no usan las redes y es por eso que, aunque sea muy brevemente lo comento.

No es por eso una reseña demasiado elaborada, pero sí espero que sirva para que se hagan una idea clara de lo que pienso de “Judas”, de Amos Oz.

Judas  aburre a las ovejas. Plantea o lo pretende una reflexión sobre la capacidad de  traicionar del ser humano, solo que lo hace a través de un discurso acerca de las interpretaciones que ha habido en la historia sobre Judas, trufado de reflexiones absolutamente pedantes y que al lector medio le sacan directamente de la novela. Y como sucede que el resto de la novela es una historia de amor más que previsible, en la página 100 dejé de leer.

Amos Oz divaga, repite, se pone solemne, se pone trascendente, cita muchos libros, dice que se aterrizó en la luna en 1959, es decir mete la pata, y después de cien páginas una –yo- está del protagonista hasta el mismísimo moño. No avanza en sus amores, no avanza narrativamente, no avanza en nada; y no avanza porque es una excusa para que Amos Oz largue un ensayo bajo la apariencia de novela. Y eso estaría genial si ese ensayo no fuera una trufa churrera de citas, pedanterías, parlamentos solemnísimos y demás filosofías al uso.

Aburre, cansa y duerme.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Amos Oz. “Judas” o la capacidad de aburrir.

  1. Pues efectivamente a quienes apenas usamos las redes nos viene bien esta entrada.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.