“Breviario negro”, de Ángel Olgoso. Sin voz personal.

 

Acabo de terminar Breviario negro, un libro de relatos de Ángel Olgoso. En él explora el mundo de lo oculto, el miedo, la sombra, el descenso a los infiernos por así decir cuando las trampas de vivir acosan al ser humano.

Ahora bien, vamos por partes. A mí me parece que Ángel Olgoso se queda a medias. Que no remata en esa exploración, que no termina de reflejar lo que sin duda quiere contarnos, y que el problema de la mayoría de estos cuentos es su exceso de palabras para contar algo que se puede meramente insinuar con la mitad de texto. A fuerza de enumerar, de abarcar, de seguir rodeando el objeto que quiere apresar o la situación que desea contarnos, los cuentos se convierten- o se me convierten a mí- en una inútil palabrería que me distancia de lo narrado y me termina por desinteresar. Por otra parte, no termino de entender la razón de que se nos quiera dar en este conjunto de relatos algo así como un mensaje moral; es demasiado evidente en muchos cuentos. Y cuando como lectora tengo esa percepción de omnisciente moralina me largo apresuradamente de lo narrado.

 Para terminar; hay demasiadas referencias literarias explícitas o implícitas en los relatos, a Kafka( “la técnica de soñar monstruos, “ Carta al hijo”), a Orwell( “asedio” recuerda mucho a “ rebelión en la granja”), a Poe ( “las pavesas de la gloria” me recuerdan bastante el tono de “la caída de la casa de Usher”),  a Cortázar ( “cartografía” me ha sonado mucho al “toco tu boca”) a ciertas páginas de Cunqueiro ( “Nimrod” me recordaba mucho las “crónicas del Sochantre”), que, si no se ha leído a estos autores, pueden pasar desapercibidas pero que si se conocen algunos de esos libros, dejan una sensación de “deja vú”, de ya leído, de un exceso de paralelismo y una ausencia casi total de sincretismo literario que dé lugar a una voz propia y personal, con un estilo propio. Y entiéndaseme bien y no se me mal entienda aposta: no estoy diciendo que Olgoso conscientemente haya tomado esas referencias; lo que digo es que se le notan a mi juicio demasiado las referencias literarias que tiene y me termina sonando a pastiche.

Tengo entendido que Olgoso ha publicado ya algunos otros libros; yo no había leído nada de él hasta ahora, y siento decir que por las razones que expreso a mí no me ha gustado.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Breviario negro”, de Ángel Olgoso. Sin voz personal.

  1. kaldina dijo:

    Esto va a sonar cruel, pero no te parece que cuando un autor incluye tantas referencias literarias de alguna manera está queriendo demostrar lo inteligente que es?

    Me gusta

  2. alenar dijo:

    No. En este caso las referencias no creo que sea para demostrar nada; simplemente se le notan demasiado esas influencias.
    Otra cosa es la “demostración” cuando se pone con la moralina. Eso me rechina una barbaridad.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.