Marcel Schwob las “vidas imaginarias” de un precursor.

Termino las Vidas imaginarias de Marcel Schwob, editadas en Páginas de Espuma como integrantes de sus cuentos completos.

En redes decía yo ya hace días lo que me venía pareciendo este conjunto de mistificaciones o más bien invenciones acerca de las vidas de personajes poco conocidos; aventureros, piratas, putas, entre otros.

Y lo que decía viene a ser que Schwob creó de la nada existencias con personalidad propia, iluminando así a seres que, de no ser por él, serían anónimos en la historia.

Lo que pretende y consigue el autor es sacar en foco las individuales de los seres humanos, mostrando aquello que les hace ser únicos en sí mismos; no cree en la universalidad de los comportamientos, en la generalidad de las actitudes. Schwob se pregunta por la singularidad y la hace destacar en estos personajes.

Con ello inaugura o casi una técnica literaria: inventar a partir de la anécdota los datos de ficción. Técnica que seguiría Borges en su Historia Universal de la Infamia, por ejemplo.

Schwob vivió a caballo de los naturalistas y lo que sería después el simbolismo literario; y en esta obra, siendo naturalista lo que relata, el sentido del relato es profundamente simbolista, incluso en alguno de los cuentos hay un atisbo de lo que en el siglo XX se llamaría el Realismo Mágico. Resuena la hipérbole y el gusto por el destino, el mito como preludio de lo fatal, y hasta elementos sobrenaturales en los que parecemos estar ante un escrito de Poe.

Un lenguaje muy cambiante, oscilando entre la mínima descripción de actos, de hechos, de personajes, casi lacónicamente, y la ornamentación descriptiva de atmósferas: Schwob matiza el paisaje para envolver al lector en un ambiente que predisponga a lo narrado; para eso adjetiva, señaliza y define; después las acciones son como sus personajes: breves, directas, concretas.

Un magnífico libro.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Marcel Schwob las “vidas imaginarias” de un precursor.

  1. Pierre Miró dijo:

    Hola Alena: hacía tiempo que no me pasaba por tu blog. Buscaba reseñas de libros y he acudido a alguien de quien me fío. Me ha gustado la de Trapiello, para no comprar su libro. A mí, la verdad, este tipo no me ha gustado nunca mucho. Tengo leídos algunos de sus libros pero no guardo memoria alguna de los mismos.
    Me complace ver que sigues activísima en tu crítica literaria.
    Un saludo cordial
    Pierre Miró

    Me gusta

  2. alenar dijo:

    Hola Pierre. Me alegra verte por aquí después de tanto tiempo. Sabes que eres bienvenido. Te agradezco la generosidad en esa confianza.
    Sí. A mí Trapiello me ha causado también cierto recelo, pero con este esperpento lo ha ” terminado de arreglar”. No insistiré más con él.
    Un cordial saludo y hasta cuando quieras.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.