En defensa de los lectores/as de críticas literarias.

Llevo un par de libros a medio acabar; es decir que los he dejado sin terminar. Me han parecido un rollo, sinceramente. Y me estaba preguntando por qué cuesta tanto decirlo así de llano. No hablo de las críticas pagadas por las empresas, no, hablo de meros blogueros, de gente como yo, que reseñamos porque nos gusta.

No sé bien qué extraño pudor nos hace no decir que el libro que leemos es a nuestro modo de ver un infumable. La mayoría de las veces lo que se produce es un silencio sobre el libro; me imagino al autor sin saber si el libro que envió a no sé quién es que no lo ha leído el no sé quién o más bien que le parece tan malo a no sé quién que no se atreve a decirlo.

Y me pregunto si la razón es el “hoy por ti mañana por mí”; es decir, ese apestoso camino que algunos/as siguen en literatura del “ hablo bien de ti para que hables bien de mí, y no hablo mal de tu libro para evitar que hables mal del mío”.

La componenda, pues.

Una termina por pensar que se hacen reseñas para los escritores/a y no para los lectores/as.

Y ese es el problema. Que en bastantes ocasiones, engañamos a estos.

Es decir; que escribimos sobre el libro de fulano porque es amigo y el lector cuando va y se lo compra porque hemos dicho que es “lo mejor que he leído”, en bastantes ocasiones se pregunta dónde puñetas hemos visto la maravilla. Y al revés; decimos que el libro de aquel que “no es de los nuestros” es un pestiño, y el lector no se compra lo que puede ser un buen libro.

Da bastante grima esta crítica “literaria” basada en a quién dar la palmadita para que nos la den y viceversa. Y lo da porque el pobre lector es el que menos culpa tiene de nuestras filias, fobias, palmeos y círculos a los que hacemos el rendez vous al criticar. Pero en el lector/a no pensamos jamás.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En defensa de los lectores/as de críticas literarias.

  1. Es un tema un tanto vidrioso o deslizante.
    El planteamiento que haces es perfecto. Nada que objetar. Te doy la razón. Estoy de acuerdo.
    Todo dicho así en teoría, y más cuando hace tiempo que no reseño, y creo que no lo haré nunca más… al menos de un autor o autora que pueda leer mis reseñas
    ¿Por qué?
    Quien reseña por gusto, por afición, lo que menos quiere es que otros le dejen de hablar, sentirse presionado, invadido en su intimidad, incluso desprestigiado. Y mucho más, si quien reseña, además, pretende que sus obras algún día vean la luz… A mí por lo menos me resulta bastante desagradable.
    ¿Cobardía? No sé, quizá. Pero con lo que uno tiene encima sin buscarlo, como para gastar energías en que si este libro es o no es…

    Me gusta

  2. alenar dijo:

    Pero, quien reseña por gusto, ¿ por qué tiene que ocuparse de si le dejan de hablar o no?…
    Es decir, yo te aprecio mucho, pero si escribes un mal libro y yo lo digo y tú me dejas de hablar, el problema es tuyo, no mío…Porque indica que supones que como somos amigos sólo voy a escribir de tu libro para hablar bien.
    No digo que sea tu caso, pongo nuestro ejemplo para no poner alternativos.
    Otro ejemplo. Dices que si quien reseña pretende que un día sus obras vean la luz no se arriesgará a hacer una crítica mala del posible reseñador: eso es lo que denuncio: que no se atreve. Y digo que para mí es una mera bajada de pantalones.
    Vamos a ver: yo cuando leo un libro no leo el libro “de un amigo” ni de un “enemigo”. Leo un texto literario y lo critico. Punto pelota. Y si me dejan de hablar por eso- casos ha habido- el problema lo tiene el otro: uno, porque a mí su libro me seguirá pareciendo malo y dos porque demuestra bastante poco aguante ante la crítica.
    Y el problema y GRAVE es que se escriben reseñas para los escritores/as; NO PARA LOS LECTORES/AS.
    Al lector/a entonces se le somete al desprecio: se le engaña, se le embauca, se le toma el pelo y que le den morcilla: que para eso el reseñado es mi amigo o mi enemigo.
    Eso es lo denunciable.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.