Heinrich Boll. La ligereza inapropiada.

Hace más de veinticinco años leí Opiniones de un payaso de Heinrich Boll. Era bastante más joven y quizá por eso el libro me dejó una sensación bastante rara. Directamente sentí que me estaba tomando el pelo.

Siento no recordar ni de qué iba, pero sí una impresión de desconcierto; de pensar que aquel señor iba de meganoséqué, y que pensaba que sus lectores eran idiotas.  No volví a interesarme por él hasta hace unos meses, volvieron a editar un libro Pero, ¿qué será de este muchacho?, y hablaban los críticos de que era estupendo.

Pues seré yo. Pero me ha parecido un pestiño. Viene a contar sus años de colegial durante el comienzo del poder de Hitler en Alemania. Lo cuenta con un tono ligero, superficial, una visión irónica y desenfadada, sí. Pero por su “testimonio” una diría que lo de Hitler fue una chorrada que se les ocurrió a los alemanes en sus ratos libres. O sea que él iba al cole, salía en bici, no tenía dinero, tenían muchas deudas en su casa y algunos profesores tuvieron problemillas con el tal Hitler.

No merece más reseña, sinceramente. El tono juguetón y de broma a mí me sobra en lo ético. En lo literario viene a reflejar a un niñato que se aburre mientras a otros los matan.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Heinrich Boll. La ligereza inapropiada.

  1. Al fin alguien dice que un libro leído hace más de veinte años forma parte del olvido.. ¡Qué alivio! Pensaba que empezaba a tener serios problemas…

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.