Las cartas a Vera de Nabokov: las omisiones y las obsesiones.

Termino las Cartas a Vera, de Nabokov después de casi un mes de lectura.

Desde 1923 hasta la muerte del autor. Una copiosísima correspondencia que va reflejando detalles de la vida de conferenciante y autor primero en ciernes y después consagrado y de los temas que le interesaban.

Es un libro curioso. Es bastante más curioso por lo que no se dice que por lo que se cuenta. Al parecer en la selección intervino la viuda del autor y censuró bastante. Pero además de eso a mí me ha parecido que hay ausencias significativas. La más importante la referencia a la segunda guerra mundial. Nabokov durante ese periodo estuvo dando conferencias por EEUU  a donde huyó y sólo parece importarle eso. Es como si lo otro no existiera. No formara parte de su vida, no le afectara.

A mí me ha dejado el libro una sensación ambigua.  Al menos en las cartas que se ofrecen Nabokov aparece interesado exclusivamente por promocionar su obra y por las mariposas. No hay otros intereses; es como si el resto del mundo le resultara ajeno. Fuera de su mundo.

No sé si eso es porque su viuda también censuró las referencias o porqué en realidad a él solo le interesaba eso.

Por otra parte, salvo en las primeras cartas no hay referencias a cómo escribe, salvo para referirse a promoción y a lo que le van a pagar.

No sé, he tenido todo el tiempo la sensación de que salvo Él, sus mariposas y el dinero, lo demás le traía al fresco.

Son además reiterativas, repiten temas, repiten que “he tenido mucho éxito en la charla”, “elogios innumerables”, etc. Parece que, por lo que dice, estaba orgullosísimo de sí mismo.

Si quieren mi franca opinión, no pierden nada si no las leen. Me explico: no añaden gran cosa salvo aquí y allá del Nabokov escritor,  algún poema, eso sí, al inicio ya digo alguna explicación de algún cuento, pero de modo tan escaso como si yo me refiriera de pasada a alguna afición mía desconocida. Y de la biografía, qué quieren que les diga, para saber que era un pedante, pues no hace falta el libro.

Ustedes mismos.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las cartas a Vera de Nabokov: las omisiones y las obsesiones.

  1. Timone dijo:

    Este tema es uno de los que más me molestan de mis amigos creativos, tanto del teatro, la pintura, la música.. que sólo me hablen en términos económicos o de éxito de sus obras. Me pasa con 2 amigos muy cercanos, que desde que les va bien, han dejado de contarme sus procesos creativos, sus inquietudes o nuevas ideas. Y a mi me aburre solemnemente y siento que los conozco menos.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.