Guadalupe Royán. ” Ven, siéntate aquí”. Tiempo y desencuentro.

Guadalupe Royán ha publicado en Adeshoras con el título Ven, siéntate aquí, un muy estimable libro de cuentos.

En él, Guadalupe nos relata de modo muy natural, muy sencillo y sin la menor impostura, una serie de historias de personajes que en la mayoría de ellas sufren una pérdida. Lo interesante es cómo afronta la escritora ese tema. Es decir, relatos que cuentan pérdidas- amorosas, afectivas, incluso de lugares- relatos que narran ausencias hay a cientos; lo muy interesante de estos es que en todos ellos el dolor es algo que se narra como a distancia del propio hecho; aunque duela. Y eso lleva al segundo tema de todos estos cuentos: el tiempo.

El tiempo aparece como una función distanciadora e incluso como un destino fatal; es como si el transcurso de él, tanto en las relaciones que se explican como después de ellas, llevará implícito ya en sí misma la pérdida.

En casi todos ellos el desencuentro amoroso o afectivo que se relata se advierte antes de que se produzca: el relato es como una constatación de lo que después sucederá. Y curiosamente en casi todos también al relatarlo no hay dolor, sino una suavísima nostalgia del tiempo vivido, como si lo inevitable no enturbiara el momento del encuentro.

Naturalmente hay otros temas laterales, por ejemplo los estereotipos ( en “custodias”, o en “juegos de consola”), la falta de confianza o la fugacidad del amor ( “palacios de hielo”), el recuerdo como necesidad de atrapar esa fugacidad ( “Luo Shen”).

Hablaba antes del lenguaje y quería volver a él, porque Guadalupe Royán tiene algo que a mí me agrada mucho; la capacidad de sugerir, de lirismo en lo que escribe; es cierto que hay en algún cuento alguna frase más tópica, pero no es habitual; en general el lenguaje sugiere, denota y transmite, y eso hoy ya es mucho.

Por otra parte, y aunque en este caso es una impresión muy personal después de muchas lecturas que lleva una en su mochila, tengo la impresión de que en este libro no hay artificio. Royán no escribe para demostrarnos nada; le resulta natural- aunque haya un cuidadoso trabajo de elaboración- escribir como escribe.

Y yo quiero recomendar su libro muy sinceramente.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Guadalupe Royán. ” Ven, siéntate aquí”. Tiempo y desencuentro.

  1. La verdad es que apetece, eso del tiempo como distanciador del dolor y las ausencias y un lenguaje que sugiere, denota y transmite son cualidades a tener muy, pero que muy en cuenta.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.