Alfonso Brezmes. Buscando el lenguaje. ” Don de lenguas”.

Alfonso Brezmes ha publicado hace poco en la editorial Renacimiento su poemario titulado Don de lenguas.

Es este un más que correcto y digno poemario, correcto porque es un poemario, no una serie de textos en vertical; su estructura formal, rítmica, medida y armónica así lo dice, además, la temática del poemario es una estructura cerrada; es decir, no existen poemas que disuenen del conjunto, ni que aparezcan sin motivo.  Los poemas se ajustan por tanto a un corpus cerrado en el que cada uno es necesario al conjunto total del libro.

Digno porque, partiendo de un minimalismo expresivo que precisamente lo que quiere resaltar es el silencio en el que el autor se mueve, llega a poderse vislumbrar todo lo que queda fuera de la “palabra”; y así el “don de lenguas” vendría a resultar ser la capacidad de encontrarse dentro de un silencio.

Hay en él toda una poética de la renuncia. De la resignación ante lo que Rosa Chacel llamaba “ lo indecible”, que Brezmes quiere resolver a través del cerco al lenguaje. Entendiendo el lenguaje no como oralidad a expresar que también, sino como conjunto  sígnico que nos apela.

Brezmes nunca o casi nunca es ni el depositario ni el receptor del lenguaje; situándose como sujeto deseante de él, como buscador. De ahí su sensación de exterioridad, de “estar fuera” siempre del núcleo de lo indecible; precisamente por eso: porque no puede ser dicho.

No son poemas fáciles estos; ni para ser leídos con prisa.  No es poesía además ornamental, ni hecha para “gustar”, ni siquiera- vaya delito en los tiempos que corren- es poesía para provocar. Es poesía, sin embargo, y muy estimable.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.