Carlos Pardo: escribir para un público determinado. “El viaje a pie de Johann Sebastian”

Abandono en la página 99 el libro de Carlos Pardo, El viaje a pie de Johann Sebastian, editado por Periférica.

Y quisiera aclarar alguna cosilla.

Este libro es una novelita  amena que entretendrá a adolescentes porque en el fondo es un viaje interior en el que muchísima gente de la edad del autor puede verse reflejada. Tiene todas las características de la novela que podemos llamar “de actualidad”; referencias continuas a la realidad social, a las nuevas relaciones familiares, a los problemas cotidianos en España, a la labor del escritor- porque como el autor el personaje lo es-, un lenguaje muy de la calle, muy sencillo, algunas referencias culturales que en un marco de edad entre treinta y cuarenta años será perfectamente visible y referenciable para los lectores/as.

Para ese marco, para ese público lector, la novela está muy bien. Se lee fácil, es divertida e incluso en algunos temas tocados con sensibilidad, entrañable.

El problema, por tanto, soy yo. El problema es que esas discusiones de viaje interior me suenan tan adolescentes , tan fuera de mi vida, tan ya leídas, que al pobre protagonista simplemente me dan ganas de ponerle un babero, o de decirle lo de “ no te apures que con los años lo de la filosofía se pasa”.

Esta a mi entender es una novela para una generación determinada, y ese, creo yo, su público lector; fuera de ese espectro dudo que pase de ser una novelita más. Quiero decir que, fuera de ese público no percibo que pueda llegar a un público lector más amplio, no percibo en ella salvo un intento de auto definirse, de “contar lo mío”, de dirigirse a los “afines”; no encuentro amplitud en la novela. Hay un excesivo reduccionismo en ella, un excesivo “escribir para los de mi generación”, en diálogos, descripciones, situaciones, formas de pensar, que a mí me la aleja completamente. No veo -al menos en esas 99 páginas que he decidido no leer más allá de ellas- salvo una visión adolescente y reduccionista de la vida, que, a mí, me termina por cansar bastante. Que me hace definirla como entretenida, sí, pero a la vez absolutamente prescindible.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.