Tres Lastres para la literatura. (Chus Visor, Alberto Olmos, Felix de Azúa)

Este último año y medio han salido declaraciones por parte de tres personajes que pertenecen al mundo de la literatura, que avergonzarían a cualquiera que tuviera algo tan simple como sentido común.

Empezó Chus Visor con su peculiar forma de catalogar la poesía española, continuó hace unos días Alberto Olmos con su desprecio hacia los escritores/as de cuentos y terminó por rematar el cúmulo de despropósitos Felix de Azúa, con su especialísima forma de considerar quién puede y quién no estar en política.

En los tres casos y cada uno por diferentes razones a mí me llevan a pensar lo mismo; más allá de lo despreciables que son las tres escupideras que sueltan los escupidores, me pregunto qué suerte de publicidad necesitan para que se hable de ellos que se sueltan el pelo diciendo memeces a ver si se les hace caso.

Uno es el hacedor de premios a dedo más importante de España- digo en lo de darlos a dedo y con dinero del contribuyente- el otro es un mediopensionista cuentero que aprovecha que saca libro para gesticular y el último es un senil académico al que las ventas de sus libros le deben ir mal.

En los tres casos formaron un cierto barullo- en el caso del primero y el último con firmas en contra suya; no así en el segundo porque tonterías de invisibles casi mejor que sigan invisibles- ; pero esto no es lo que importa.

Lo que importa es que estos tipos crean que su “pensamiento” representa a alguien más allá de sus lameculos, que los ha habido- y alguno lastimoso y lamentable en el caso de Chus Visor-, y de los círculos en los que se mueven. Y más grave; lo que importa es que sigan teniendo patente de corso para escupir.

En el caso de Felix de Azúa la Academia se ha llamado andana. Y puesto que, quien calla otorga, habrá que pensar que están de acuerdo con el escupitajo.  Y eso es bastante más grave: entre otras cosas porque esa Academia “dice” representar y estar representada en sus miembros por lo mejor de nuestras letras. Si eso es así y “lo mejor de nuestras letras” considera que Azúa hace bien en escupir, habrá que ir pensando en la absoluta inutilidad , inanidad y senilidad de la Academia.

En el caso de Chus Visor me temo que tiene demasiados favorecidos/as como para que salgan a decirle cuatro cosas en público: vaya a ser que no les dé el premio o no les publique. Y podrá no importarle pero en la página de firmas contra sus declaraciones hay una buena representación de  escritores/as.

En el caso de Olmos…bastante desgracia tiene con seguir siendo invisible a pesar de los escupitajos. Aquí sí ha habido respuestas públicas, lo que es de agradecer.

En todo caso: los tres personajes son un ejemplo de lo que sería bueno que desapareciera en nuestra literatura: el amiguismo, la chulería, el elitismo, el egocentrismo, la misoginia y el ombliguismo.

Es decir: Tres lastres para la literatura.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo, Literarismos. Guarda el enlace permanente.