Posición política ante las posibles elecciones.

Rompo el tradicional sentido de este blog para comentar la actualidad política.

Como saben muchos/as de mis lectores/as  soy socialista y republicana.

He asistido con perplejidad, desconcierto y un infinito cansancio a las negociaciones- o no negociaciones- que se han venido escenificando desde diciembre en este triste país llamado España.

Digo escenificando porque en mi criterio la única negociación real que se ha mantenido sabiendo que no iba a ninguna parte es la del Psoe con Ciudadanos.

Hay innumerables situaciones de estos días que a mi parecer han servido para retratar a la clase política española- la nueva y la vieja-.

Y el retrato apesta.

Al menos a mí me apesta.

Una- yo- no quiere que por ella asalten los cielos ni que siga gobernando un partido autoritario y corrupto como el PP. Tampoco quiero que nadie me salve. Ni la derecha ni la izquierda. Si me permiten mi salvación es cosa mía.

Hace bastantes años que dejé de creer en banderas: las quemaron todas durante estos años de democracia en España.

Ahora solo quiero que el gobierno que salga se limite a no gobernar contra nosotros.

     En diciembre voté IU por mero romanticismo personal.

En junio, viendo cómo se ha retratado la clase política volveré a lo que de toda la vida se ha llamado “votar útil tapándose la nariz”. Es decir, votaré PSOE. No me gusta este PSOE descafeinado y cobardica y agachador de cuello con las “baronías” y  con los  dinosaurios que hay en el partido, pero si hay una sola idea que mantengo en la cabeza como si fuera un mantra es “que NO gobierne el PP”.

Y si para eso tengo que desear que tanto el PSOE como Ciudadanos lleguen a la mayoría absoluta, pues santo y bueno.

Me parece mucho más importante desalojar a esta panda de energúmenos fascistas y corruptos del Gobierno que cualquier otro “ideal romántico” agitador de Asambleas que después se pone estupendo y no hace nada por expulsar al fascismo del Poder.

Yo no quiero ideales. Quiero un gobierno normalito con el que no me despierte cada día con una ley en contra de la gente.

Y Allende y el Che están muertos. Y no van a resucitar.

Disculpen que en este blog se entre en estas cosas, pero me parecía necesario.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo, Politiquerías.... Guarda el enlace permanente.