Justo Sotelo “cuentos de los viernes”. El sentido unitario.

Los Cuentos de los viernes, de Justo Sotelo que publica Bartleby son una colección de microrelatos recogidos del blog del autor y agrupados en tres secciones en las que se pretende reflejar el desencuentro y el encuentro amoroso en la vida real, en la ficción y en el absoluto intemporal.

En mi criterio es mejor la tercera sección; que refleja una serie de pensamientos o reflexiones-si bien con forma narrativa- del autor.  La primera me parece excesivamente forzada en situaciones, la segunda si bien tiene cuentos interesantes, como “la máscara” o “Wendy” adolece también de cierto forzamiento narrativo: es decir, el autor inicia una narración de la que no se termina de ver cuál es el nudo de lo que relata, y por eso el final no parece guardar relación con ella.

Hay un lenguaje muy natural, un estilo frío narrativamente; el autor no se implica en lo que cuenta, de modo que a pesar de la metaficcionalidad-sobre todo de la segunda sección- que puede pedirlo, estamos ante escritos “objetivos”, a modo de lente que ve y mano que describe lo que ve. Esto en ocasiones distancia al lector de lo narrado.

En mi opinión subjetiva es un interesante intento; narrar el hecho amoroso desde los tres puntos de vista con que el autor los mira, pero no termina de lograrse como conjunto. Sí es cierto que en ese conjunto hay relatos muy interesantes, “morir al instante”, “calma”, aparte de los ya citados, aunque falle el sentido unitario del libro.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.