MI FERIA DEL LIBRO PERSONAL.

Caseta 321Rafael Alberti

En esta ocasión el escrito me permitís que sea sobre mí. Sé que este blog lo leen personas que no están en redes y es desde aquí donde tienen noticias de lo que hago, de los libros que leo, los actos a los que voy, etc. Esta vez la que ha sido “sujeto de los actos” he sido yo.

Firmando en Alberti

Firmando en Alberti

Claro, hablo de mi novela, El retrato de Irene, ya en librerías, publicada por Baile del Sol y que he tenido la oportunidad de firmar en tres ocasiones durante la Feria del Libro, la primera en la caseta 321, de la Librería Rafael Alberti, la segunda en la caseta 33, de la Librería LE, y la tercera en el Acto de Presentación de novedades editoriales de Baile del Sol, en la librería-gastro bar, Vergüenza Ajena, ( Galileo 56).

Público en Alberti

Público en Alberti

La verdad es que, para ser quien soy, o sea, mediopensionista, la cosa ha ido muy bien.  Naturalmente que las cifras- esas cifras- de ventas a cualquier escritor Importante le matarían de la risa, pero a mí no. Miren ustedes, llegar a –libro arriba, libro abajo- una cifra de unos 80 libros aunque sean repartidos en varias veces durante las firmas, más algunos en días en los que yo no estaba, no es mérito mío sino de la generosidad enorme de quienes fueron a la cosa. Y yo les estoy de lo más agradecida.

Con mi querida Librera, Lola Larumbe. Propietaria de la Librería. Rafael Alberti.

Con mi querida Librera, Lola Larumbe. Propietaria de la Librería. Rafael Alberti.

Y ya sé que las cifras no “se dicen” para que ningún pedante se ría de los sueños que tenemos los del “pelotón” en que nos lean. Pero a mí me gusta contarlo porque esas cifras al menos indican que a una la leen un grupito de personas y se molestan en hacerlo, aunque una no salga en los “papeles”.

Me lo pasé muy bien en las tres ocasiones que firmé. Y fui igual de cortada las tres veces. Siempre tengo la sensación firmando de que va a llegar alguien y me va a sacar a escobazos de donde estoy, por intrusa. De que estoy ocupando un lugar un poco como de refilón, como si no fuera el mío.

Firmando en caseta 33. Librería LE

Anécdotas variadas; encontrar a viejos amigos que hacía tiempo que no veía, llevar pluma para firmar y que el primer día a los tres últimos tuviera que usar boli- cachondeo generalizado-, que quien me acompañaba en una de las firmas- un familiar- se encontrara como dueño de la caseta donde yo firmaba con un antiguo amigo de hace años, ante mi enorme sorpresa porque  empezaron a darse abrazos y yo alucinando en colorines. Y…

Firmando en LE a mi lectora desconocida.

Firmando en LE a mi lectora desconocida.

Y esas dos desconocidas. Esas dos maravillosas, mágicas, personas que, sin conocerme de nada, se detuvieron en la Librería LE, cogieron mi libro, lo hojearon y ojearon, me miraron, y al decirles yo si querían que les contara un poco, dijeron que sí, escucharon, y me compraron el libro, se hicieron fotografías conmigo, y consiguieron  que yo en esos dos instantes pensara aquello que pensaba de pequeña y que me decían mi

madre y mi tío Pepe: “ cuando seas mayor y escribas te leerá gente que no te conoce”, al leerles yo a los dos aquellos cuentos escritos en aquella máquina de escribir antigua y carrasposa.

Firmando en LE, con mi estimado Rodrigo, su propietario, al fondo.

Firmando en LE, con mi estimado Rodrigo, su propietario, al fondo.

Y sí, ha sido muy cansado pero divertidísimo.  No solo firmar, sino la Feria; encontrar amigos/as, ir a que me firmaran, las cañas en las terracitas, los “ dónde firmas , que voy” de unos y otros, las llamadas al móvil “ pero ¿ dónde estás, que no te veo?”; los encuentros en mitad del paseo con gente que quiere que la firmes y que lleva media hora buscándote y que te encuentra zampando tortilla, y que aprovechamos y nos tomamos unas cañas…

Me quedan muchas cosas  sin contar, pero este es el resumen; no puede faltar dar las GRACIAS.

Primero y sinceramente a quienes me leen, a quienes se han molestado en ir a verme, a quienes han difundido que estaba yo allí. Para nosotros, sin ellos, sin esa difusión, es mucho más difícil todo.

El público se interesa, en LE.

El público se interesa, en LE.

Y a mis librerías; gente entrañable, amistosa, que se alegró conmigo de cada libro firmado,  personas que me trataron con el mismo respeto que si yo fuera un Autor Importantísimo.  Gente que me dio cerveza, agua, sonrisas, gestos de complicidad, eso que se resume en Afecto.

Y a Manuel Osu, el dueño de Vergüenza Ajena que  se empeñó en invitarme a la caña y no hubo manera. Y con el que mantuve una conversación deliciosa y divertida entre descanso y firmas.

Y claro que sí, A Baile del Sol; que hizo posible todo esto, un sueño más en mi mochila.

En la presentación de novedades de Baile del Sol, en Vergüenza Ajena.

En la presentación de novedades de Baile del Sol, en Vergüenza Ajena.

Ahora el libro lo podéis pedir ya en librerías. Sin problema; igual estos días tardan algo más porque estamos a final de temporada y con algo de jaleo, pero los libros llegan a toda España. En Madrid, en los tres sitios que he indicado es muy fácil pedirlos; deben tener ejemplares físicos también. Y pronto os hablaré de otra Librería que los tendrá, también en Madrid, de amigas generosas y entrañables.  Y cómo no, en la web de Baile del Sol lo podéis pedir directamente.

Se acaba la Feria…mi Feria, esa a la que iba con 17 años con las mil pesetas que me daba mi prima Gloria y aquellos vaqueros recosidos por mi madre…

Creo que ella, mi madre,  debe estar sonriendo allá donde esté de verme ahora…

———————————

Todas las fotos, salvo la última que es propiedad de la Librería- Gastro Bar, Vergüenza Ajena, son de la autoría y propiedad de Virginia Seguí Collar.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Con Voz Propia, Literarismos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a MI FERIA DEL LIBRO PERSONAL.

  1. Orgulloso de tener una amiga que es así, tan con los pies en la tierra y que comparte su felicidad por estas cosas que para otros son irrisorias, pero que para nosotros son tan importantes.
    Mi más sincera y entrañable enhorabuena. Ahora a leer “Irene”.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.