La ceguera del Vals. ” Tú no eres como otras madres” de Angelika Schrobsdorff

Quinientas ochenta y siete páginas tiene  el libro Tú no eres como otras madres, de Angelika Schrobsdorff, editado por Periférica/Errata Naturae.

Se dice pronto.

He terminado el libro esta tarde después de atravesarlo durante aproximadamente diez días. Digo bien: atravesarlo.

Porque este libro no se lee. Y quien lo vaya a leer así, como lectura veraniega “ahora que hay tiempo”, se equivoca. Este libro se atraviesa. Se horada. Se naufraga en él.

El resumen simplista que se suele hace es que cuenta la vida de Else, la madre de la autora, una judía burguesa, de clase media alemana, y su forma de ser personal, original y contradictoria que la lleva a tener tres maridos (más los ficticios por las circunstancias personales), un hijo de cada uno de ellos y a pasar de ser una bon vivant despreocupada y profundamente egoísta a ser una mujer con un pasado a cuestas del que no se desprenderá jamás.

Ese es el resumen para quienes quieran resúmenes ligeritos.

Lo que se cuenta aquí es el fin de una civilización que se conoció y que arrasó, mutiló y asesinó la segunda guerra mundial. Lo que se cuenta es cómo la gente “normal” se vio envuelta sin saber, cerrando o no los ojos en la mayor vileza de Europa, cómo se pudo pasar de las fiestas y los valses y el mundo del esplendor al hijo muerto, la huida en trenes infames, el asesinato en masa, la traición de los amigos, el miedo, la vergüenza- propia y ajena- y el Horror.

Y no. No es un libro que otra vez como otros relate atrocidades, ni relata tampoco la “banalidad del Mal”; lo que retrata es la Ceguera. La ceguera de la gente de a pie. La ceguera de la gente que decía “ no se atreverán a tanto” o que hablaba de Hitler como “ el cabo” y decía que “ no duraría tres meses”.

Angelika Schrobsdorff, con una prosa –que naturalmente yo leo en la traducción ( maravillosa) de Richard Gross- natural, sencilla, cercana, amenísima, nos narra la desaparición de un mundo- el de su madre- y cómo asume esta la culpa- la que pudiera o no tener, eso queda a juicio del lector- de la parte que le corresponde en esa desaparición.

Vemos crecer a Else, la vemos negarse a obedecer a sus padres, la vemos poner en solfa, hacer lo que quiere, casarse y vivir a lo bohemio, tener amantes, ser íntima amiga de las amantes de sus maridos, la vemos asistir con ojos en otro sitio a los inicios del nazismo; y la vemos contradecirse, huir, regresar, discutir, ocuparse y desatender a sus hijos, la vemos marcharse de Alemania, la vemos en Bulgaria, la vemos perder todo lo que ha tenido, hasta la Dignidad. Y Angelika, nos lo cuenta a la vez que sus propias reacciones, sus miedos propios, su ignorancia de lo que ocurre- es una niña de doce años en la guerra-  hasta la propia asunción de quién es, de su condición de judía que ignora, de su amor al padre que, sin embargo es un integrante del Reich.

Podría seguir.

Pero no sé cómo explicarles que este libro no es un relato de salvajadas, ni un relato sobre atrocidades, no hay apenas “ violencia”, no se trata de las condiciones de los campos de exterminio. Es otra cosa: es lo que la propia madre de la autora se dice a sí misma: ”No entenderé nunca cómo un pueblo entero pudo dejarse arrastrar a esa infernal locura”.

Decía al principio que he atravesado este libro. Y ahora les invito a que lo atraviesen ustedes. Porque dice mucho de cómo suceden las cosas más horrendas mientras la gente normal permanece en la ceguera. Y porque hoy, en Europa es necesario como entonces no estar ciegos y oponerse a los nuevos “Cabos” que “durarán tres meses”.

Les invito a que conozcan a Else Kirschner, a su mundo, a su familia y a cómo afrontó la Soledad. A mí me parece un libro extraordinario.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La ceguera del Vals. ” Tú no eres como otras madres” de Angelika Schrobsdorff

  1. Pedido a través de mi librera de cabecera.

    Me gusta

  2. Gracias Alena… uno se hace una idea aproximada del alcance de esta lectura por donde atravesar la historia, dramática (o peculiar) y particular de sus protagonistas… Tomo nota… Saludos.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.