Valeria Correa; el exceso innecesario. ” La condición animal”.

Valeria Correa Fiz publica La condición animal, en la editorial Páginas de Espuma.

Son doce cuentos divididos en cuatro secciones, Tierra, Aire, Fuego y  Agua. Los elementos que componen el planeta.

En mi criterio Correa Fiz ha escrito un conjunto de cuentos irregular. Me explicaré: Unidos todos con el común denominador de la metáfora o asociación de lo que sucede con el mundo animal, y con la unificación del salvajismo de ambos, en todos ellos hay una hiperbolización de lo narrado que lleva a la irrealidad; es decir, a la incredulidad del lector sobre lo que se cuenta. No me refiero a que el lector no se “crea lo que sucede”, sino que a fuerza de tensar la metáfora los cuentos dejan de ser verosímiles; al menos en mi criterio.  Y eso me los aleja y distancia al leerlos.

Creo que Valeria Correa podría haber contenido expresivamente, narrativamente, la metáfora en la mayoría de sus cuentos y hubiera logrado más sensación de verosimilitud.

.

Me parece que hay cuentos que merecerían más elaboración; a mi criterio no pasan de ser esbozos narrativos, flashes sin una estructura clara, como “la vida interior de los probadores”, para mí el menos interesante de los relatos, y el más impostado, junto a Una casa en las afueras que no pasa de ser un homenaje a cierto realismo sucio norteamericano y que promete más de lo que concluye.

Encuentro demasiadas referencias implícitas a Rulfo en “Aún a la intemperie”, demasiada impostación de la voz narrativa, que, quizá en un tono menos elegíaco hubiera sido más creíble.  Bastante logrado “Leviatán” en el que la sencillez expresiva contribuye al interés narrativo de lo que es el miedo y la represión

Encuentro cuentos muy interesantes, como “Nostalgia de la Morgue”, aunque con una influencia muy clara de Poe o de la literatura gore que en parte no es necesaria, pero aquí hay una narración llena de ternura, de realismo veraz, de juego psicológico que atrapa.  También “Las invasiones” es un cuento narrativamente logrado de final abierto y muy interesante en su estilo.  “Regreso a Villard”, a pesar de cierta inconsistencia al relatar la historia, también es un cuento logrado.

Para acabar, creo que Valeria Correa es una escritora que apunta maneras, que tiene cuentos interesantes, y que a la vez le falta en mi opinión pulir ciertos excesos y creer menos en que la desmesura signifique calidad: no siempre mostrarlo todo en literatura significa mostrarlo mejor. Entre otras razones porque no siempre es creíble narrativamente.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.