Con olor a rancio.

Me pregunto por qué los integrantes de eso que se llama mundillo literario somos una de las pocas especies que se autofagocita en sí misma.

Cuál es la razón para que consideremos que cuanto más nos cerremos en nuestro pequeño circulito de conocidos, amigos, y gente absolutamente afín nos irá mejor.

Qué razones tenemos para pensar que cualquier “extraño” al “grupo” que hemos constituido es un “otro” al que hay que apartar como si contaminara las estancadas aguas donde nadamos.

De ahí aparecen todas las batallitas de salón, los palmeos en la espalda a quien “ es de los nuestros” aunque su libro sea un engendro, los ninguneos y la invisibilidad de “ese que se lleva mal con uno de Los Nuestros”, los disparos – metafóricos, claro- con balas asesinas a ver si “se calla” a quien no comulga con lo que “representamos”.

Es decir, que, si perteneces a “A”, ni se te ocurra alabar a “B”, porque No es de “A”.

Y ocurre en el cuento, en la novela y en la poesía.

Da asco y grima y resulta patético escuchar y leer ciertas actitudes, ciertos comportamientos, ciertas ausencias notorias y ciertas presencias irrelevantes en este “mundillo literario”; al final, una saca la conclusión de que la única forma de ser uno mismo es no pertenecer. No ser de nadie salvo de uno, no aceptar la farsa, no condenarse “juntitos”, y sí salvarse solo, de tanto canapé con olor a rancio.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Con olor a rancio.

  1. Yo no me aflijo por tufillos rancios. Elaboro mi propio texto/platillo que me resulte apetitoso, lo coloco allí en donde se pueda ver/olfatear, y que lo lea quien guste. Es así de simple. Y sorprendentes los resultados, termina leyendo quien uno menos se piensa.
    Gracias a Dios, este mundo ancho y abierto permite q

    Me gusta

  2. (me quedó cortado, perdón) … permite que se integre todo el que esté interesado. Se ha horizontalizado el ámbito de quienes escribimos y leemos.

    Me gusta

  3. A veces se tiende a mezclar en exceso mundo literario y creación literaria. Probablemente ésta mejore cuanto más lejos de aquél.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.