Reconocernos en las raices. “La Pertenencia” de Gema Nieto.

Tenía hace meses por leer “La Pertenencia” de Gema Nieto, publicada por Caballo de Troya.

Me pasa con algunos temas de ciertas novelas, que antes de empezar a leerlas, me da bastante reparo acercarme. Me explico: había leído alguna reseña, varias positivas y alguna deleznable-porque no reseña la novela, simplemente la usa para llevar lectores al blog-, y sabía por tanto de qué va.

Estos días, una persona que escribe, la recomendó en su muro de Facebook y me decidí a leerla.

La Pertenencia es la primera novela de Gema Nieto, creo. Y narra el paso de la niñez a la edad adulta desde una tragedia infantil. Esto, dicho así, a muchos les hará pensar en un drama tremendo y dosis de auto compasión.

Bueno, pues no. La Pertenencia es un aprendizaje a través del dolor. Una búsqueda. Una reflexión herida y un descenso a los infiernos del desconsuelo. Y la palabra es contenida, justa, llena de delicadeza, de exquisita sensibilidad, y con una altísima dosis de lirismo.

Y no es una impostura. No es una novela victimista sino de reconocimiento. De asunción de quien se es, a través del dolor, de la ausencia, de las heridas y de permanecer de pie. Solo llega a adulto quien se reconoce. Y esta es una novela que está escrita desde esa capacidad de verse.

A mí personalmente me ha conmovido, me ha herido y también he llegado a ver esas raíces, esa Pertenencia, que al final asume la protagonista del libro.

Bellísima y dura novela, y  a la vez, reconocimiento y lucidez.

Les animo  a leerla.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.