¿Hay Crítica literaria?…

He leído a Manuel Borrás con mucha atención en la entrevista en la que dice que la crítica literaria está semi amordazada en España. Dice esta frase concretamente: “Los críticos ya no tienen ascendente sobre la gente porque ¿cómo se les puede creer cuando hay tal uniformidad de criterios, libros y autores? A mí en los medios me dan el argumento de que se deben a los clientes que se publicitan, y al resto nos dejan la parte alícuota. Me parece bien, pero que comprendan que eso abunda en su descrédito. El crítico, o fija categorías, o no es nada.”

Luego sigue: “En determinados blogs y webs se respira un poco de aire. Y en los periódicos hay todavía críticos fiables, lo que pasa es que yo y muchos otros tenemos la sensación de que están semi—amordazados”

Al hilo de esta entrevista en mi propio muro me preguntaba yo en un comentario si es que “hay crítica”.

Y yo creo que mínima.

Verán, me pueden ustedes mandar a hacer gárgaras con mi opinión, pero para hacer crítica literaria hay que saber leer, ser independiente en el criterio, razonar literariamente lo que se ha leído, saber qué aporta o no de distinto  literariamente ese libro en particular y después explicar por qué se dice lo que se dice.

Lo demás son recensiones, reseñas, crónicas, o meros me ha gustado o no me ha gustado.

El problema además se agudiza cuando a uno/a le pagan por hacer crítica. Porque depende de la empresa que le paga, como dice Borrás, de los dineros que la empresa cobra a los “clientes que publicita” [no al autor/a, sino al dueño de las acciones de la empresa que se relaciona con el medio del que se trate] o de los amigos/enemigos de los “Jefes” del medio del que se trate.

Es decir, que de momento, de los Medios Importantes, olvídense, porque no, no “hay crítica”.

Y luego están los que aspiran a llegar a ser Importantes y están “en medio de todo y en mitad de la nada”. El problema aquí, es que para seguir “aspirando “a lo que sea, sólo se reseña aquello que “otorga categoría y prestigio”; con lo cual estamos en las mismas.

Podría hacer una reseña ahora mismo de ese mismo tenor: “En este libro, el autor/a, desarrolla con un estilo nuevo y original, los nuevos retos de la sociedad actual. Muestra un lenguaje  ligero y vivaz, a la vez que profundiza en asuntos que nos atañen a todos.[ aquí coge el dosier de prensa y reelabora el argumento] A través de unos personajes que se van desarrollando y creciendo en el libro, ofrece un magnífico dominio de la psicología humana. Gran promesa,[ si es autor con varios libros, póngase “ se asienta el/la autor/a en nuestro panorama narrativo con brillantez”] por tanto de nuestra narrativa”.

Hale hop. Amigo/a contento/a, y palmaditas. Las redes como locas y el pobre crítico/a rezando para que no descubran que no se ha leído el libro sino el dossier de prensa que le enviaron.

Una quisiera saber por qué “se asienta”, “por qué es una “promesa”, en qué ve el crítico/a la psicología y de qué personajes…

Además de esto, una- yo- se pregunta de dónde saca el crítico/a la licencia para juzgar, o más bien, de dónde sacan la licencia para juzgar EXACTAMENTE IGUAL los libros. En unos sitios “obra  original”, en el otro “magnífica por lo novedoso”, en el de más allá “rompedora y distinta”…

Vale… ¿me explica usted por qué?…porque el resto no es crítica, son palabras vacías.

El asunto de la Independencia de la crítica no está solo en hablar bien de lo que te dicen que debes hablar bien, sino en hablar mal de lo que te dicen que debes hablar mal o en ignorarlo. Porque es de la competencia de la empresa que paga al crítico/a, porque no es del círculo de amigos del Jefe/a del crítico/a, porque no conviene a la empresa destacar a alguien que podría molestar a…

Y así siguiendo.

Con lo que o su obra “trasluce un deplorable sentido narrativo y es de esperar que aspire a mayores logros” (le perdonamos la vida), o directamente, no existe.

Y que con nuestra actitud esté contento el jefe, la Jefa, la empresa, los accionistas y nos paguen a final de mes o [ si no hay paga] nos aseguren que nuestra reseña ha “ gustado muchísimo en la Dirección”, es mucho más importante que decirle al lector/a si el libro tiene o no calidad, o darle a conocer su existencia.

Claro que en general- salvo algunos casos tipo faros en oscuridad tenebrosa- y conste que alguno me empieza a decepcionar extraordinariamente- NO hay crítica Literaria.

El problema es cómo nos deshacemos de esa lacra. Cómo empezamos a ser valientes y a decir lo que literariamente nos ha parecido un libro, cómo dejamos de pensar que la Crítica Literaria NO se hace para el Jefe/a sino para los/las Lectores.

Creo honradamente que casi nadie puede vivir sólo de escribir crítica literaria; creo que es otra de las facetas que muchos ejercen para ganar algo de dinero. Y creo que subvertir la Crítica Literaria por miedo a que “me echen” de donde trabajo, es una indignidad. Igual resulta que si somos valientes y decimos lo que pensamos, nos echan , sí, pero hay trabajos serviles que no merecen la pena.

Perdón por el tocho.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Hay Crítica literaria?…

  1. No sé si antes o después o al tiempo, pero quizá conviniera hacerse otra pregunta: ¿Cuántos lectores buscan algo más que entretener su tiempo libro con una historia más o menos interesante? Dicho de modo contrario: ¿Cuántos lectores eligen sus libros por lo que estos aportan a la literatura: estructura, tono, léxico, punto de vista del narrador, sensibilidad hacia los matices…?

    Me gusta

  2. alenar dijo:

    De acuerdo, querido Amando, pero también hay que preguntarse, ¿ a cuántos lectores/as se les da oportunidad de saber que esos libros existen?…
    Me alegra mucho recuperar tus lecturas en mi blog.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.