Delphine de Vigan y los doppelganger. “Basada en hechos reales”.

Basada en hechos reales, de Delphine de Vigan, es una novelita entretenida. Mantiene al lector intrigado desde el inicio, y podría ser objeto de una buena película de misterio. Ahora bien ¿ es una buena novela?…

Yo creo que se queda en novela amena, para pasar un par de tardes metidos en una trama curiosa, y esperando saber “cómo termina”. No va más allá, en mi criterio.

En el fondo plantea algo muy habitual en películas y novelas de misterio: una vampirización del protagonista por parte de alguien. Permítanme que les adelante que la novela no aclara si efectivamente el personaje existió o fue una invención alienada por  parte de quien narra.

A esto se le añade el ambiente creado, inscrito en la metaliteratura y las reflexiones sobre si la ficción debe o no ser real.

En mi criterio personal es una novela fallida. De Vigan parece a ratos querernos convencer de su posición, que por otra parte  es una visión de escritora perteneciente a la burguesía alta francesa, intelectual y llena de discusiones como las que salen en la novela, y a ratos pretende convencernos de que lo que está escribiendo es una novela policiaca.

La novela entretiene. Deja flecos en el aire –por ejemplo la autoría de las cartas anónimas- , o incluso el final, en el que el lector avisado puede concluir que el libro lo ha escrito “la doble”,  a veces cansa: las parrafadas de su doble son un verdadero coñazo; quiero decir, son demasiado maniqueas, como si hubiera querido representar en ese “doble” las respuestas de un cierto tipo de lector al uso, y la protagonista no responde a una consistencia visible; no es un personaje “vivo”, sino un “tipo”, un tipo también de intelectual, una especie de adversario.

Si nos quedamos con la parte de intriga podemos pasar un par de tardes, como decía, amenas. Nada más. No da más de sí el asunto. Sé que la novela está gustando, lo encuentro razonable porque sí que crea técnicamente las bases en el relato para ello, para seguir leyendo, pero a mí me parece que doppelganger literarios los hay mejores.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.