Pequeño editor independiente se sube a la lámpara.

 

Miguel Lázaro es uno de los  editores de Cabaret Voltaire. Una editorial independiente, pequeña, como decenas más de este país, que en este caso se nutre principalmente de traducir a escritores/as franceses.

Cabaret Voltaire como muchas otras editoriales pequeñas e independientes, sobrevive en un país en el que la tajada del dinero y las ventas se las llevan las editoriales no pequeñas y no independientes.

Publica sus libros y los lectores/as habitualmente nos informamos más en redes y pequeños círculos de difusión de lo que edita.

Pero hoy Miguel Lázaro sale en El País. Y una, que cuando una de estas pequeñas editoriales independientes sale en un medio de esos de bomborindom y bambolla, se alegra, va a leerle, esperando leer acerca de las dificultades- conocidas por todos- de las editoriales mediopensionistas.

Bueno, pues no. A Miguel Lázaro alguien Importante le ha debido convencer de que lo que aquí se trata es de destacar por eliminación y que en sábado no hay otra cosa mejor que hacer que pensarse el dueño del cotarro.

Y larga cual cotorra.

A mí me resulta patético que Lázaro, como si quisiera resucitar al modo bíblico de la muerte por inanición de ventas, lo que haga es echar la culpa de lo mal que va el sector editorial a que “la explosión de las pequeñas editoriales pervirtió el mercado”.

Una le preguntaría si no ha encontrado a nadie mejor a quien tirar piedras; porque, ellos también son “pequeña editorial”. ¿ O puede competir en ventas con Anagrama y Alfaguara?…por un decir.

Leyéndole, saca una la idea de que a Lázaro le joroban mucho las pequeñas editoriales como la suya porque piensa que se llevan parte de la tajada que debería ser sólo suya- de Lázaro-.

Una no sabe –no está en su cabeza- cómo se ve a sí mismo Miguel Lázaro; lo que se teme es que decenas de pequeñas editoriales deben estar pensando lo que yo de él: que aparte de ser memo es un pedante con ínfulas.

Creo que en este blog no hay más que una  reseña de libros de Cabaret Voltaire, y data del 2011. Debe ser que el resto ni me ha interesado ni me he enterado de que existe. Ya adelanto que no habrá ni una sola reseña más. Prefiero reseñar a pequeñas editoriales sin ego. Para los ególatras, ya tiene a El País y yo no pierdo el tiempo.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.