Las salas Max Aub y Fernando Arrabal del Matadero.

Quería comentar muy brevemente el asunto del cambio de nombre por números de las salas Max Aub y Fernando Arrabal de las naves del Matadero.

A mí que se busque un espacio  “más enfocada a la creación de vanguardia”, como dice la directora de Programas del Ayuntamiento, me parece de perlas.

Lo que me pregunto es si sabe a qué se refiere con “vanguardia”. Porque Aub y Arrabal son ejemplos claros de ello.

A veces tengo la impresión de que la cultura se reduce a un mero trasvase de nombrecitos, de quítate tú que me pongo yo, presidido en este caso concreto por la más supina de las ignorancias. Me recuerdan las declaraciones que he leído hasta ahora a esos vendedores de libros –no libreros- que preguntas por Rubén Darío y te dicen que eso es una estación de metro.

Da pena la gestión cultural que se está haciendo en el Ayuntamiento de Madrid: porque se va a lo pequeño, a la tontería, al grupito que conozco y le facilitamos, al quitar un nombre y poner dos números.

Y mientras tanto el teatro se muere por falta de apoyos, la danza ha llegado a la inanición, y así siguiendo.

Una esperaba de su Ayuntamiento una cierta lucidez. Una cierta sensibilidad. Una cierta mirada de profundidad. En el área de Cultura hay que decir que, en general, han ido de tropiezo en tropiezo, de chorrada en chorrada y de anteojeras en anteojeras. Se me puede decir que son muy jóvenes, o que a otros les exigimos menos: y no. Ser joven no es sinónimo de ser ignorante, y tampoco es excusa para hacer mal su trabajo.  Y exigir se exige a quien está en el poder; porque lo pagamos para eso.

A estas alturas de la película solo se me ocurre pensar que es que quien ha tenido la idea no sabe ni quién era Aub ni quien es Arrabal.  Decidle que los lean me parece inútil; pero al menos podían usar la Wikipedia…


** Actualizo al día siguiente: Manuela Carmena rectifica y con ello las salas se seguirán llamando por sus nombres. Al hilo de ello, comentar que es triste que la alcaldesa tenga que estar apagando siempre los fuegos que los inútiles con cerillas van prendiendo.

  • Disculpen la ausencia de formato del escrito: no es culpa mía sino de las nuevas “aportaciones de wordpress que ha eliminado “justificar formato”.

 

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Dando el Espectáculo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las salas Max Aub y Fernando Arrabal del Matadero.

  1. Quizá no sea la mejor definición, pero creo que puede servir. Según la RAE -transcribo literal-, cultura se define como “Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico”. Parece que la primera parte de esta somera definición se ha olvidado hace tiempo, precisamente la que en verdad importa, porque sólo partiendo de lo que nos precede avanzamos. De acuerdo que son solo nombres…, ni más ni menos que nombres.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.