Los transterrados de Jhumpa Lahiri. ” “El intérprete del dolor”.

 El intérprete del dolor es el primer libro que publicó Jhumpa Lahiri, y el último que nos ha llegado a España, de la mano de Editorial Salamandra.
De Lahiri leí La Hondonada  y En tierra desacostumbrada  . Ambos me gustaron aunque el primero, una novela, me cansó un poco por su previsible final. El segundo me pareció excelente.
Como lo es este conjunto de relatos cuyo tema principal es la inadaptación territorial. El sentimiento de extrañeza y los esfuerzos-o no- por integrarse en una cultura que no es la tuya. Todos los relatos cuentan historias de personas transterradas a EEUU desde la India, y son sus vidas pequeñas las que se ponen en pie para ser narradas.
Lahiri cuenta con una mesura extraordinaria. Es decir que, salvo en un relato que, sin desmerecer al resto es claramente una hipérbole-esta bendita casa– , en el resto la historia que se desarrolla es una exposición sin sobresaltos de una experiencia de vida. No hay trucos narrativos, ni sorpresas, ni engaños al lector para que aparezca algo inesperado. Lahiri cuenta cómo es la vida de los seres humanos anónimos que han dejado su tierra e intentan sobrevivir en otra. Y esta vida, a menudo tiene drama, algunas veces comedia, de vez en cuando sonrisa y sobre todo melancolía y nostalgia. Sus personajes no son épicos, ni siquiera son contrahéroes, son gentes sencillas, vulgares, anónimas, y a la vez con una historia que contar. A menudo agridulces, como en En casa de la señora Sen, en otras divertidas y entrañables como en El tercer y último continente; en Sexy o en El intérprete del dolor directamente marcando lo que significa de incomprensión, de incomunicación y de dolor no entender la cultura del otro.
Se quedan estos relatos en quien lee. No ofrecen novedades –por así decir- de tipo estructural, pero sí ofrecen una manera soterrada de denuncia, de mostrar cómo en un mundo globalizado se puede estar absolutamente solo. Me ha gustado mucho el cómo trata a los personajes, cómo delimita sus inquietudes, cómo abre al lector otra manera de ver que a menudo nos puede resultar ajena a nuestro mundo occidental, me parece que en este sentido el último cuento pretende reflejar un atisbo de esperanza en la integración, en la mezcla de modos de vida. También y a la vez me ha parecido algo ingenuo: si la integración significa abandonar tu propia cultura, no es tal, pero aquí habría que matizar demasiado y no es el caso.
Me gustaría recomendarles este libro. sinceramente.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.