“La familia Karnowsky”. Israel Y. Singer. El no-lugar.

Israel Yehoshua Singer nació en Polonia en 1893 y murió en Nueva York en 1944. Hermano del Premio Nobel Isaac Bashevis Singer, era escritor como él, pero parece haber tenido menor difusión que este. Quizá por su temprana muerte, quizá opacado por su sombra. Sin embargo ahora Acantilado ha recuperado algunos libros suyos y yo he tenido la suerte de leer La familia Karnowsky.

Digo suerte porque creo que es un libro que relata de modo diferente y a través de las vicisitudes de una familia judía emigrada en origen de Polonia a Alemania y durante la segunda guerra mundial a Nueva York, la difícil y contradictoria manera de enfrentarse al hecho de ser judío.
En otros libros se ha explicado el terror nazi, en otros las traiciones de los propios judíos en los campos de concentración para poder así sobrevivir, en otros el adaptarse o no a la nueva Europa después de la guerra, en algunos magníficos la conciencia del propio silencio al que les sometió el Holocausto. Este libro narra la contradicción del no lugar en el mundo. Desde el “buen alemán” que representa David Karnowsky, hasta el que reniega de su raza pero es humillado por los nazis. Nos relata los intentos de adaptación a ese no lugar en el que siempre se encuentran. El no lugar de no ser ni una cosa ni otra, el no lugar de culparse de querer ser una u otra cosa.
El libro es un relato que debe leerse despacio. Singer no tiene prisa en narrar cómo surgen las contradicciones, ni las profundas complejidades psicológicas de sus personajes, ni sus flaquezas ni sus rasgos de nobleza. Asistimos así a la vida común , a las costumbres antiguas y a las aceptadas del nuevo país, a la contradicción –o no- entre ellas, a las bodas con gentiles, en definitiva a la vida que se les presenta y a cómo la afrontan.
Del libro, alguna crítica que he leído, ha dicho que tiene cierto tono moralista, incluso en su contraportada se nos habla de un “ accidentado destino”. Yo no creo que Singer deslice un tono moral en el libro; de hecho se limita a retratar actitudes; en el libro los personajes, tanto los principales como los secundarios tienen una profunda coherencia consigo mismos.
Las mujeres del libro de Singer son dignas de estudio. Por lo que dicen y por lo que callan, por cómo actúan –Elsa Landau- y por lo que asumen por mantener la familia en pie. La madre de Yegor, por ejemplo.
La novela es además un grabado a buril de cómo la raza judía vivió y murió en una Europa convulsa hasta el horror del Holocausto. Y por eso es un libro valiente.
De este libro se sale con huellas. Y por eso es un libro imprescindible.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.