Jorge Galán en la atmósfera del mito. » La habitación al fondo de la casa»

Jorge Galán es un escritor de San Salvador al que yo no conocía. Cuando estuve en la feria del libro en junio, una de las editoriales que tenían caseta era Valparaiso. De esta editorial leí hace tiempo otro libro que reseñé con gusto, y me apeteció llevarme algo en la caseta.

El título del libro La habitación al fondo de la casa-, me llamó la atención y la contraportada también; viene a contar esta el “argumento” de modo muy aproximado, pero me pareció sugestivo leer acerca de una historia que se me decía de una “estirpe trágica y maravillosa” nacida a través de un personaje casi centenario.

La sorpresa llegó cuando me puse efectivamente a leer la novela; hace dos días. Porque no cuenta “una historia mítica”: nos instala directamente en el mito. Vamos a ver cómo explico yo que la novela lo que hace es crear una Atmósfera. Y que a través de esa atmósfera mediante la narración de una mujer que cuenta una historia –la de la familia- a su nieto en la habitación al fondo de la casa, vemos desfilar a una serie de personajes maravillosos y fantasmales y a la vez absolutamente reales que dan cuenta de cómo acaba una estirpe.
Jorge Galán tiene una Voz lírica de ensueño, no es un elogio; quiero decir que crea una novela en la que todo lo que sucede parece transcurrir en un clima ensoñado, brumoso, a mitad de camino entre el realismo mágico y la tragicomedia de vivir. Y eso gracias a una técnica narrativa en la que cada historia contada en breves capítulo engarza con las posteriores y con las que anteceden, de modo que el conjunto es un tapiz que roza la perfección narrativa.
Hay en esta novela mujeres que tienen la capacidad de volar, una mujer- la protagonista, Magdalena- que tiene la maldición de que se cumpla el mal que desea a los demás y que vivirá toda la vida angustiada por ello, otra mujer que no tiene destino; no tiene rayas de la mano, y debe por tanto seguir a quien se lo ordena, un muchacho que regresa casi sin nombre a buscar su destino y lo encuentra aunque resulte fatal. Seres mágicos, extravagarios, tan tiernos como el niño que camina sobre las aguas o las hermanas que ayudan a Rosa Bulnes a huir de su tragedia.

Naturalmente que el libro puede tener precedentes; hay ecos de García Marquez, ecos de Mujica Lainez en “La casa” en el «clima» que se instala en la novela, ecos de un lenguaje que sobrepasa la narratividad para adentrarse en lo imaginado, soñado o mentido, solo que Jorge Galán construye un espacio propio y un tiempo propio que no es heredero de nadie. Que es el suyo.

Este libro se publicó en 2013; sé que por su última novela ha debido exiliarse de su país. Tendré un enorme placer en leerla. Este precedente que ahora les reseño me parece uno de los mejores libros de esta década.
Léanlo.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.