“Cuestión de Tiempo.” Carmen Peire y las fotografías equivocadas

Al terminar de leer por segunda vez- la primera lectura fue muy bastante rápida, para hacerme idea de cómo y qué contaba el libro- Cuestión de tiempo de Carmen Peire, que edita Menoscuarto, me quedo pensando en todos estos personajes, anónimos, que, formando parte de lo que se llama las vidas grises de la “masa”, de lo común, viven sus vidas como si esta fuera un equívoco completo.

Un equívoco en el tiempo o un equívoco situacional, en el espacio. Cómo se puede desnortar una vida por no estar ni el lugar adecuado ni en el momento debido.
Porque eso es de lo que tratan estos cuentos sobrios, apenas irónicos-salvo quizá en Peluscos, o en Venganza-, duros en contenido, con un lenguaje casi aséptico; cuentos que relatan. No acciones, situaciones. Situaciones que no, no desbordan pero sí incapacitan.
Esta forma de fotografiar seres insertos en una fotografía que no es la suya, que pudo ser otra, que debió tener otra luz, otro foco, la realiza Carmen Peire con una sensibilidad extrema hacia lo que se alude y no se dice. Hacia la interrogación que permanece al terminar de leer cada cuento. Aunque nos la supongamos nunca sabremos la decisión que toma la mujer protagonista de La casa de los veranos, aunque queramos releer nunca conoceremos exactamente qué pasó en la habitación cerrada de La cara del camello es alargada, aunque insistamos en Tiempo añadido no podremos saber si realmente ese tiempo de propina no es más que un destiempo unilateral, porque no absuelve.

Crean inquietud estos relatos protagonizados en su mayoría por mujeres; crean una sensación de desamparo frente a lo que pudimos ser, pudimos haber hecho, de no haber vivido en un espacio, de haber nacido a tiempo. Y creo que son necesarios; hablan de nosotras, de nosotros también, pero principalmente de todas y cada una de nosotras cuando vivimos en destiempos. Por eso el título: vivir una vida plena a veces es eso: vivirla a tiempo, en el tiempo que nos corresponde. Es cuestión de tiempo en ocasiones llegar a ello, como en el relato que abre el volumen “ el espacio es cuestión de tiempo”, pero también en ocasiones a través de la historia no hallamos ni ese tiempo ni ese espacio, como en Influjo lunar– un relato por lo demás desolador por lo que significa-. Y de ahí, la inquietud que perdura.

Un excelente libro que muestra la capacidad de Carmen Peire para contar historias que nos afectan a todos, y que yo recomiendo sinceramente.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.