Enrique Vila-Matas. El peligro de la ambigüedad. “Mac y su contratiempo”.

Terminé ayer noche Mac y su contratiempo, de Enrique Vila-Matas. Un texto-dudo que se le pueda llamar exactamente novela- curioso.
Vila-Matas incide en la misma línea de Kassel no invita a la lógica, y de Marienbad eléctrico; novela esta última que tengo a medias porque no terminó de convencerme , o más bien de interesarme.

No voy a escribir aquí sobre el “argumento” de la novela porque basta teclear en google para saber ese “de qué va”, y porque quería plantear otro tipo de reflexiones a cuenta de la novela.
Entiendo que la ficción en este texto de Vila-Matas plantea un tema al margen de ella; el ensayo sobre la propia novela. Que es de lo que trata ésta. A mí me parece que lo que llamamos “argumento” es un hilo que se va deshaciendo a partir de la mitad más o menos y que pasamos a lo que realmente quiere contar el autor: hay dos núcleos fundamentales: el tema de la “repetición” como base de todos los relatos, desde la oralidad hasta hoy, y el tema de la autoría. Yo creo que mientras el primer núcleo es visible para el lector, a Vila-Matas se le escapa la novela hacia el último tercio de esta y se desliza por el peligroso terreno de la ambigüedad. Que es delicado. Porque no concluye el lector con lo que desea explicar Vila-Matas. Es decir, que el autor no es que sea deliberadamente ambiguo sino que el propio transcurso del relato lo deja a él mismo en el terreno de la confusión y es como si hubiera preferido no resolverlo. Y eso me parece un lastre.
Que todos somos uno – como narradores, se entiende- ya lo podemos entender, pero en la novela hay una incoherencia final que no deja nada claro si Vila-Matas ha querido decir que el narrador es “Uno”, o simplemente se la ha ido de las manos.
Me ha parecido un libro interesante, una propuesta interesante, pero creo que si Vila-Matas va a seguir narrando en este terreno ambiguo, tendría que aclararse primero él mismo hasta dónde quiere dejar llegar esa ambigüedad.
De más está decir que no es una novela para cualquier tipo de público y que a un lector medio le va a desconcertar desde el inicio. A mí me ha interesado, he disfrutado de buscar junto al autor los “signos” que va dejando en la narración, pero me ha decepcionado un poco porque a mi juicio no termina de redondearla.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.