“Cicatrices a las once” Susana García Nájera y las heridas.

Estos relatos de Susana García Nájera, Cicatrices a las once, editados por Talentura ,  son once cicatrices que antes fueron herida.
Me preguntaba al leerlos, cuántas veces no sabemos que tenemos la herida hasta ver la cicatriz. A ver si soy capaz de explicarme.

Muchos de ellos, 88 letras para tocarte, vistas al mar, cuando pasa la tormenta, por citar algunos, transcurren de una forma- están estructurados de una manera- en la que el personaje del relato no conoce la herida; es decir, no conoce en realidad el objeto o la causa de su malestar, es al final, cuando se contempla la cicatriz que ha dejado, que entiende la causa de éste. Por ejemplo en el primero que cito, no es la enfermedad la que causa el dolor sino lo que la motivó, y se desvela –y en este caso se “sana” cuando se es consciente de esa cicatriz.
Todos ellos están escritos con un estilo aparentemente distanciado del lector, Crisis, por citar un ejemplo tipo; seco, conciso, de frases generalmente cortas y muy directas. Sin embargo todos están siempre centrando un aspecto de la realidad que perturba al personaje y esta perturbación siempre se nos ofrece con cercanía: en el lenguaje de este que cito los diálogos parecen banales pero están encerrando todo un deseo de huida que al final se resuelve: “ y si tiene valla la pintarás de azul”; ese “azul” basta para volver al inicio del cuento y acercar al lector a la “cicatriz”.

Me ha gustado mucho el tono de la narración, la estructura de la misma: apenas hay un par de ellos que quizá hubieran necesitado algún ajuste –porque pueden despistar al lector en el espacio temporal; por ejemplo en Ficus Carica-, y la justeza expresiva. No hay adornos para narrar lo que no necesita adornarse.

Aparte de los citados como ejemplos, subjetivamente me ha conmovido especialmente Apariencias; toda la desolación de este relato es una herida desde el inicio. Y en él la cicatriz no se cierra.
En este libro hay once. Y yo recomiendo leerlas.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.