“Fábricas abandonadas. Un exceso de paráfrasis. Rodolfo Serrano.

Acabo de terminar “Fábricas abandonadas”, antología personal, de Rodolfo Serrano, editada por Renacimiento en 2016.

Rodolfo Serrano tiene demasiadas paráfrasis de otros poetas en su libro y demasiadas influencias demasiado evidentes también como para que yo pueda acercarme a este libro de modo objetivo.
Entiendo que sus poemas- que para mí no lo son, pues no tienen ni ritmo, ni medida ni musicalidad, ni cadencia-, pudieran intentar reflejar su forma de ver el mundo: un mundo desolado, poblado de mujeres que siempre le abandonan, de amores que no le corresponden, de recuerdo de bares y humo y bukoswkadas varias, y de nostalgia por la juventud dorada.
Eso lo puedo entender, pero las paráfrasis no. No sé si son conscientes o si son mero recuerdo de poetas leídos, en todo caso me resulta demasiado aleixandriano el poema “buscando el paraíso”, con demasiados ecos de José Agustín Goytisolo “viejos armarios”, o “ retrato de muchacha en transporte público”, evidente el poema dedicado a Gil de Biedma, demasiado nerudiano ese “los caminos del agua” : No he vuelto a ser el muchacho que un día, fumaba cigarrillos y te mandaba versos”, me ha recordado mucho la frase y también esas “uvas para el recuerdo” al Neruda joven enamorado del “ríete de este torpe muchacho que te quiere”.

Siento decirlo. Lo siento porque conozco en persona a Rodolfo Serrano. Pero creo que esta Antología es un fiasco. No encuentro en ella una voz personal, sino una voz que vacila entre otras voces, sin ser propia, sin dotarse de estilo personal, como cobijado bajo otros paraguas que deberían serle ajenos.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos. Guarda el enlace permanente.