Alrededor del hielo. “Sur” de Ernest Shackleton.

Sur, de Ernest Shackleton, es un libro de aventuras. Por encima de narrar lo que narra, su relato de cómo intentó atravesar la Antártica durante 194-17, es exactamente eso. Una epopeya de liderazgo, de dificultades, de meses en el hielo, entre glaciares, atrapados en tormentas, de un grupo de hombres que no se sabe bien si eran soñadores o estaban completamente locos.

Por encima de la historia más o menos conocida, la pérdida de su primer barco, el rescate de compañeros atrapados en la isla Elefante, la leyenda de su liderazgo, a mí lo que más me ha interesado del libro es precisamente la narración de las condiciones de vida, del día a día. Es un libro riquísimo en detalles, desde lo que comían, hasta cómo cazaban, como mantenían una cabaña bajo la nieve sin quedar atrapados, etc. El autor da detalladísima cuenta de esto, y de lo que podríamos llamar la capacidad de sobrevivir del ser humano en condiciones extremas. Cómo cazaban pingüinos, como cocinaban con grasa animal, cómo consiguen bajar al final de la “aventura” por una pared escarpada de hielo, roca y glaciares, hasta llegar a playa, y conseguir encontrar lo que llama “la civilización”.
A veces pone los pelos de punta. Otras llama a la broma o a la risa; el pingüino mirando atentamente cómo se tropiezan perros y trineo mientras intentan cazarlo y luego con todos en el suelo- de hielo- se da la vuelta y se larga.
La parte del libro que cuenta qué pasó con el otro barco, el Aurora, la he leído con menos interés, sinceramente, y un poco en “oblicuo”. ; quizá porque al llegar al final- con éxito- del grueso de la narración no me sentía ya con “ímpetu” de seguir entre bloques de hielo.

Shackleton aparece como un líder en su propio relato, aunque en él no se adueña de esa palabra; es decir, narra sin más. Lo que es evidente es que lo era: si no, no le hubieran seguido. En el prólogo se apuntan algunas mezquindades cometidas a su vuelta, que a mí sinceramente tampoco me han preocupado mucho.

Libro muy recomendable si quieren pasar unos días entre hielos, banquisas, acantilados y olas de cuarenta metros de altura. El viaje merece la pena, pero como dice la contra solapa del libro que edita Interfolio: “abríguense”.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Clásicos y Modernos, Literarismos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.