Nuestra forma de nombrar el mundo. Fernando Iwasaki: ” Las palabras primas”.

Las Palabras primas de Fernando Iwasaki fue décimo premio de Málaga de Ensayo en 2017, y ahora sale editado por Páginas de Espuma. Se compone de una introducción de la que destaco la definición que el propio autor hace del título de su libro: “Las palabras de nuestra memoria sentimental, aquella que contiene todos los libros, todas las canciones y todos los atlas que nos conciernen. Esas son las palabras que me interesan: las palabras primas”, y de tres secciones; discontinuado, palabras de ida y vuelta e Incas e hidalgos. Hay también un epílogo que resume muy bien la transculturalidad del autor.

En los ensayos, muchos de ellos conferencias que se dieron o conversaciones como dice el propio autor, Iwasaki nos va dando un muestreo de la polisemia del lenguaje, de la traslación del sentido de las palabras, del devenir en otros a lo largo del tiempo; referencias al lenguaje en Andalucía y América Latina, el origen de vocablos que hoy nos remiten a un significado completamente diferente. Muy divertido el artículo sobre Cervantes y los juegos de cartas, por ejemplo. Hay erudición en estos escritos pero también hay juego, hay crítica, como en “mirar en español”, acerca de palabras olvidadas, o en “voces de animales”, reivindicación del lenguaje rural, pero sobre todo lo que yo quería resaltar es la sensación que me produce de nostalgia el libro. Como si Iwasaki en todos estos ensayos echara de menos que las palabras fueran algo vivo, vivaz, cambiante y diverso y capaz de transformarse sin líneas fronterizas. A ese objeto el epílogo del libro es entrañable: un epílogo sobre las raíces, lo primigenio, lo que recordamos de nuestro propio lenguaje y de quienes nos antecedieron en él.
Interesante y ameno, sobre todo para quienes busquen en las palabras ese algo nuestro que parece irrecuperable pero que al fin y al cabo llevamos tan natural como el respirar: nuestra forma de nombrar el mundo.

Acerca de alenar

Alena Collar. Periodista. Escritora. Madrileña.
Esta entrada fue publicada en Literarismos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.